Adrián Marcos, estudiante de la UBU, campeón europeo en ciberseguridad

Adrián Marcos y el profesor Ángel Arroyo/BurgosConecta
Adrián Marcos y el profesor Ángel Arroyo / BurgosConecta

El equipo español ha revalidado el título de la competición European Cyber Security Challenge, celebrada en Málaga

BURGOSCONECTABurgos

Adrián Marcos Batlle, estudiante de Informática de la Universidad de Burgos, ha logrado revalidar el título europeo en ciberseguridad durante la competición European Cyber Security Challenge (ECSC), celebrada en Málaga. Junto al equipo español, Marcos demostró ser uno de los mejores talentos en esta materia, en un campeonato en el que participaron selecciones de 15 países.

El estudiante burgalés, de cuarto de Informática, posee un amplio conocimiento en ciberseguridad y en todo lo que está vinculado a las nuevas tecnologías. La formación de la UBU ha sido una parte muy importante para el desarrollo de estas capacidades, aunque Adrián Marcos recuerda que son muchos años desde que estaba en la ESO «metido -en lo que él denomina- en este lío» y muchos años de práctica.

Marcos, que ya ganó el campeonato el pasado año, afirma que le gustaría especializarse en ciberseguridad y su carrera está orientada hacia la seguridad informática porque, a su juicio, «hay trabajo de sobra y es un sector muy pujante». El burgalés ha competido, durante estos dos años, con chicos de Alemania, Irlanda, Suiza, Austria, Reino Unido, Rumanía, Estonia, Leichtenstein o Grecia.

Un contienda de dos días

Durante dos días, las selecciones de 15 países de todo el continente pelearon por alzarse con el primer puesto en el certamen europeo de ciberseguridad, una iniciativa de la Agencia Europea para la Seguridad de la Información (Enisa). Adrián Marcos ha logrado destacar como uno de los mejores “hackers” del mundo.

El equipo español, integrado por diez jóvenes, ha revalidado el título de mejores expertos en ciberseguridad de toda Europa. Además de Adrián Marcos, participan en este equipo Jose Ignacio Rojo y Borja Martínez, de Madrid; Jaume Llopis, de Santiago de Compostela (A Coruña); Adrián del Prado, de Valladolid; Pablo Fernández, de Puerto Llano (Ciudad Real); Manuel Blanco, de Oviedo y Rafael Ángel Sojo y Rafael Moya, de Córdoba y les acompañaba Enrique Larriba, de Madrid, como reserva, con edades comprendidas entre los 18 y los 25 años.

Los jóvenes españoles compitieron en un modelo CTF (Capture the Flag), donde debían descubrir vulnerabilidades y parchearlas para que no pudieran ser explotadas por sus atacantes, además de descubrir fugas de información por radio frecuencia haciendo uso de antenas RF. Al mismo tiempo, debían valerse de las diferentes vulnerabilidades y sus conocimientos en criptografía, ingeniería inversa y hacking ético para hacerse con el mayor número de puntos atacando a sus oponentes mientras defendían su propia infraestructura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos