Los agentes aseguran que recibieron «agresiones constantes» durante los disturbios

Varias personas están acudiendo cada mañana a acompañar a los encausados/GIT
Varias personas están acudiendo cada mañana a acompañar a los encausados / GIT

El coordinador del dispositivo policial durante los disturbios de Gamonal en 2014 asegura en el juicio que las detenciones fueron motivadas

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

El coordinador del indicativo 'Tizona' de la Policía Nacional de Burgos ha defendido hoy en el juzgado la actuación policial desarrollada durante los disturbios registrados en Gamonal en enero de 2014. Una actuación motivada, según ha afirmado, en las «constantes agresiones» que sufrieron los agentes desplegados durante el fin de semana de altercados.

«Formaba parte de un grupo y tenía el rostro oculto»

En este sentido, el coordinador del dispositivo 'Tizona' -que estuvo complementado con el indicativo 'Reno' de Valladolid'- ha insistido durante el juicio oral abierto contra seis de los detenidos en la noche del 11 de enero que los agentes policiales tuvieron que recibieron «innumerables impactos» de piedras y botellas por parte de «pequeños grupos» de «violentos».

Unos grupos «organizados» en los que estaban presentes los jóvenes detenidos, según ha afirmado el coordinador del dispositivo. De hecho, el agente ha referenciado de manera específica la detención de D.M., que practicó el mismo. Una detención que, según ha asegurado, se produjo tras un ataque contra los agentes. «Nos lanzó piedras o botellas que impactaron en la protección de los agentes» y «en todo momento mantuve el contacto visual» con él hasta detenerle, ha destacado a preguntas de las defensas de los jóvenes encausados.

Este testimonio supone una contradicción con el aportado en la sesión de ayer por el propio detenido, que afirmó que fue arrestado mientras caminaba con un amigo tras haber tomado un café en un establecimiento de la calle Málaga. Además, ambos testimonios se contradicen en el lugar de la detención, ya que mientras el encausado afirmó que ésta se produjo en el entorno de la calle de Los Titos, el agente ha asegurado que se llevó a cabo en la propia calle Vitoria.

A mayores, el coordinador del dispositivo ha subrayado que el joven detenido «formaba parte de un grupo» y que actuó «con el rostro oculto», negando así el testimonio ofrecido ayer por el joven.

A lo que no ha sabido responder el agente, el primero en prestar declaración durante el juicio oral, es a las preguntas formuladas por las defensas en torno al procedimiento de elaboración de los atestados. Un procedimiento en el que los letrados defensores han hecho especial hincapié, al comprobar que la instrucción de los 23 detenidos aquella noche fue «idéntica» en todos los casos, sin individualizar los motivos de los arrestos y aplicando una instrucción «genérica».

Más sesiones

Con todo, la de hoy no ha sido sino la segunda jornada de un juicio que se prevé largo. No en vano, son seis los jóvenes que se sientan en el banquillo acusados de sendos delitos de desórdenes públicos y atentado a agentes de la autoridad por los que la Fiscalía solicita penas de dos años de prisión, amén de multas de cerca de 31.000 euros. El proceso continuará durante toda la semana y principios de la siguiente con el testimonio de más agentes y testigos de los hechos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos