Los aguaceros y las tormentas hacen del pasado julio el más lluvioso en Burgos desde 1952

El miércoles 3 cayeron sobre Burgos 35 litros por metro cuadrado./Patricia Carro
El miércoles 3 cayeron sobre Burgos 35 litros por metro cuadrado. / Patricia Carro

El agua caída cuadruplicó el valor normal de precipitaciones, alcanzando los 100 litros por metro cuadrado

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

100,8 litros por metro cuadrado hicieron del pasado julio un mes casi de récord histórico. La cifra cuadruplica al valor normal de precipitaciones del séptimo periodo del año, que es de 23,3 litros por metro cuadrado. Para encontrar un ejercicio que supere el hectolitro hay que bucear hasta 1952. En aquella ocasión cayeron 110,9 litros por metro cuadrado, 10,1 más que en el último julio, que supera y, por mucho, todos los datos registrados en el siglo XXI.

Los principales causantes de este extraordinario acontecimiento meteorológico fueron los aguaceros y las tormentas que tuvieron lugar en momentos puntuales en la capital del Arlanzón. Agua hubo mucha, pero se repartió de manera muy irregular. En cinco días se anotó el 95% de las precipitaciones del mes. La palma se la llevó el miércoles 3, día en el que el pluviómetro del aeropuerto de Villafría, el que tiene como referencia la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) para Burgos, llegó a registrar 35 litros por metro cuadrado. Hasta la fecha es la jornada más lluviosa del año.

En segunda posición, con 21,4 litros por metro cuadrado, quedó el miércoles 31, según los datos de Open Data AEMET. Ambas cifras superan a lo que cayó en febrero (7,6 litros) y en marzo (12,2 litros). Además, el agua que regó Burgos durante el último día del mes fue la misma que durante todo el mes de junio (21,4 litros). El resto de precipitaciones se repartieron, casi en su totalidad, entre el martes 13 (16,4 litros), domingo 25 (11 litros) y martes 27 (12 litros). En total, hubo doce días de lluvia en julio, pero entre los otros siete apenas sumaron un total de cinco litros.

Más información

Desde la llegada del tercer milenio no ha habido ningún séptimo mes del año como este. La cifra más cercana es 45 litros y se registró en 2018. Más de 40 litros también se recogieron en 2013 (40,3) y 2011 (42,7), pero estos ejercicios se mezclan con lo que se anotó en 2005 (0,1), 2008 (1,4) o 2015 (3,6), los tres números más bajos del siglo XXI.

Los 100,8 litros del pasado mes equivalen al 34,62% de lo caído en lo que llevamos de 2019, que se eleva hasta los 291,1 litros. Gracias a este gran empujón, el dato de precipitaciones casi iguala al valor normal de los primeros siete meses en Burgos, que es de 301 litros.

Temperaturas

El mercurio también subió más que los periodos anteriores, aunque, en este caso, es un hecho habitual al tratarse del primer mes completo de verano. En lo que a temperatura se refiere, julio tiene todos los récords más altos, salvo el de temperatura máxima absoluta, que siguen siendo los 38,8 grados centígrados que llegó a marcar el termómetro el 27 de junio.

La temperatura media de julio en Burgos fue de 20,6 grados, mientras que los promedios de las temperaturas mínimas y máximas fueron de 12,8 grados y 28,3 grados. Además, el termómetro alcanzó su máximo mensual el lunes 22, cuando llegó a 35,6 grados y bajó hasta el mínimo del mes el sábado 10, día que marcó 9,1 grados.

Por último, la temperatura mínima más alta fue 18,4 grados y la máxima más baja, 16,2 grados.