«Hoy hemos amanecido tranquilos, pero ahora hace falta olvidarlo»

El director del centro Aurelio Gómez Escolar, señalando desde el patio el edificio afectado/AIA
El director del centro Aurelio Gómez Escolar, señalando desde el patio el edificio afectado / AIA

Los vecinos de la Barriada San Juan Bautista han despertado este miércoles con total tranquilidad, pero todavía reponiéndose del susto vivido

Andrea Ibáñez
ANDREA IBÁÑEZBurgos

La normalidad ha vuelto a la Barriada San Juan Bautista, pero el eco del suceso acontecido en la mañana de este martes sigue resonando en cada una de las esquinas.

El bar más próximo al edificio afectado sigue siendo un hervidero un día después del suceso. Los vecinos buscan respuestas que aún se desconocen. Lourdes Presencio, dueña de 'El Rincón de la Abuela', relata como llamó al 1-1-2 alertada por el denso humo negro que nubló la Barriada en torno a las 11:30 horas de ayer.

«Estaba aquí como cada mañana, solo había un cliente almorzando, con la televisión encendida y no escuchamos nada». Desde la ventana del bar se puede ver a unos metros la fachada malograda. «Salí a ver qué pasaba, se veían las llamas y mucho humo, olía como a goma, a plástico; no sé lo que era, pero raspaba la garganta». Ella optó por alertar a emergencias, pero el hombre que estaba almorzando, Ángel Miguel, pasó a la acción rápidamente. «Eché a correr y empecé a subir pero me di la vuelta, no sabía lo que pasaba, no subí, empecé a parar el tráfico».

Ángel Miguel, vecino de la zona, explicando lo sucedido
Ángel Miguel, vecino de la zona, explicando lo sucedido / AIA

La gente empezó a agolparse alrededor del portal, «varios vecinos fuimos a buscar extintores a las viviendas cercanas para sofocar las llamas, los que subieron sofocaron prácticamente las llamas». Esta mañana, como cada día, ha ido a almorzar a la misma hora, con total normalidad. «Hoy hemos amanecido tranquilos, ahora hace falta olvidarlo», señala.

Evacuación a un sitio seguro

Por su parte, Javier Íñigo, el director del colegio Aurelio Gómez Escolar, que cuenta con 340 alumnos, se pronuncia en la misma línea. «No se escuchó nada y eso que yo estaba dando clase en el aula más cercana, a unos 30 metros del piso», explica sorprendido.

Fueron dos profesoras que estaban en el patio con los más pequeños - en los minutos del recreo- las que vieron el humo y alertaron al director de la presencia de humo y fuego en la calle Modesto Ciruelos. «Me buscaron y cuando vimos el movimiento, por si había riesgo, dimos el botón de evacuación y procedimos a salir hacia el patio más lejano para ponerlos en sitio seguro«.

La buena organización y los simulacros anuales hicieron que consiguieran hacer en poco más de un minuto. Además, las redes sociales jugaron un papel importante, ya que los padres del alumnado fueron informados a través de ellas de que se encontraban bien. Aproximadamente, tardaron 40 minutos en volver a las aulas, en el momento en el la Policía les aseguró que no había peligro.

Más información

«Modificamos la entrada al comedor que fue un poco más tarde y la salida de los de Infantil, avisamos a las familias pra que no fueran hacia la zona acordonada». Más tarde, tras el regreso a las aulas los alumnos fueron informados de lo sucedido. En este caso, el suceso ha dejado resaca en el colegio, ya que han evaluado la salida y algunos de los más mayores se han mostrado reflexivos con el tema.

«No pudimos volver a casa hasta las 13:45»

Alberto reside desde hace 14 años en Modesto Ciruelos, en el número 2, y estaba en casa cuando sucedió la explosión. Estaba preparando la comida y arreglándose para ir a trabajar cuando escuchó la explosión. «No le di mucha importancia hasta que me asomé y vi el alboroto», explica. A pesar de que este portal no fue evacuado, los vecinos que como Alberto abandonaron las viviendas no pudieron volver a entrar al edificio.

«No pudimos volver a casa hasta las 13:45 horas». Además, cuenta con un garaje en la misma ubicación. «El coche no lo pudimos sacar hasta las 17:00 o 18:00 horas». La proximidad de ambos portales hace que Alberto conozca a algunos de los residentes del portal 4 'de vista' pero asegura que al tratarse de una zona residencial no tiene un trato cercano con ninguno de ellos.

 

Fotos

Vídeos