75 años de pasión por la Semana Santa de Burgos

La Ilustre Archicofradía del Santísimo Sacramento y de Jesús con la Cruz a Cuestas, la Real Hermandad de la Sangre del Santísimo Cristo de Burgos y Nuestra Señora de los Dolores y la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y Santiago celebran sus bodas de brillantes con un desfile especial y un gran encuentro junto a la Catedral

Las tallas de 'Nuestra Señora de los Dolores' (izquierda), 'Nuestra Señora de la Soledad' y 'Jesús con la Cruz a cuestas', durante la celebración del encuentro./Ricardo Ordóñez
Las tallas de 'Nuestra Señora de los Dolores' (izquierda), 'Nuestra Señora de la Soledad' y 'Jesús con la Cruz a cuestas', durante la celebración del encuentro. / Ricardo Ordóñez
César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

Burgos ha vivido esta tarde una procesión diferente. Ha sido un desfile religioso 'al uso' como los que se verán a partir del Viernes de Dolores por las calles de la capital del Arlanzón, pero con un objetivo que lo ha hecho muy especial: celebrar los 75 años de la refundación de la Real Hermandad de la Sangre del Santísimo Cristo de Burgos y Nuestra Señora de los Dolores, de la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad y Santiago y de la creación de la rama penitencial de la Ilustre Archicofradía del Santísimo Sacramento y de Jesús con la Cruz a cuestas.

Esta cita religiosa, que puede considerarse como el broche de oro a amplio calendario de actividades que han promovido las tres cofradías a lo largo de los últimos meses, ha tenido como epicentro la plaza del Rey San Fernando. A los pies de la Catedral han llegado las tres entidades procedentes de sus respectivas sedes tras recorrer varias calles del centro de Burgos.

Importancia de la música

La Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad, que ha portado la talla de 'Nuestra Señora de la Soledad', ha salido de la cercana iglesia de Santa Águeda, mientras que la Archicofradía del Santísimo Sacramento, con la imagen 'Jesús con la Cruz a cuestas', ha desfilado desde el templo de San Cosme y San Damián. Por su parte, la Real Hermandad de la Sangre del Santísimo Cristo de Burgos ha comenzado la procesión en la iglesia de San Gil con la escultura de 'Nuestra Señora de los Dolores'. Además, cada institución ha dado mayor realce al acto con la participación de su respectiva banda de tambores y cornetas.

Los tres pasos, portados a hombros, han entrado al unísono a la plaza del Rey San Fernando mientras sonaban, a cargo de las tres agrupaciones musicales, los compases de las marcha 'Soledad, camino y dolor' que el burgalés Javier Centeno ha compuesto para esta ocasión. El propio autor, además, ha sido el que ha dirigido a las tres bandas, que han interpretado la pieza de manera conjunta. De hecho, la música ha ocupado un lugar muy especial en esta cita, puesto que también se ha sumado a esta celebración el coro de la Universidad de Burgos, que ha cantado la obra 'Las siete palabras'.

Más información

La hermandad entre las tres cofradías se ha escenificado con un intercambio de ramos de flores entre los responsables de las mismas y con un pequeño desfile conjunto que ha pasado por debajo del Arco de Santa María. Por último, antes de finalizar el acto, se ha pedido un buen deseo: volver a organizar este encuentro para celebrar el centenario de las agrupaciones.