Aprender ciencia con plastilina y construyendo catapultas

Los niños participan en uno de los talleres de 'Sábados de Ciencia'/GIT
Los niños participan en uno de los talleres de 'Sábados de Ciencia' / GIT

Alrededor de 130 niños han participado en ‘Sábados de Ciencia’, un programa organizado por la Unidad de Cultura Científica e Innovación de la UBU para desarrollar vocaciones científicas

Cristina López Reques
CRISTINA LÓPEZ REQUESBurgos

Es sábado por la mañana y alrededor de 130 niños ocupan la Facultad de Educación de la Universidad de Burgos. Impacientes, esperan saber cuál es el taller científico en el que van a participar durante dos horas y media. Son estudiantes de entre 6 a 11 años de diferentes centros de Educación Primaria de la provincia de Burgos y, todos vienen a lo mismo, a disfrutar de un ‘Sábado de Ciencia’.

Al comenzar la actividad, los niños reciben un problema científico o tecnológico que tienen que intentar resolver a lo largo de la sesión. «No hay clases formales, se plantean hipótesis, buscan información, realizan experimentos y llegan a conclusiones», explica Ileana Greca, coordinadora de este programa, que tiene como objetivo promover las vocaciones científicas en los niños. Es el tercer año que la Unidad de Cultura Científica e Innovación lo organiza y está financiado por la Fundación Española Para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt).

Aprender a diseñar catapultas como lo hacían los romanos y, además, en inglés. Este es uno de los talleres bilingües que se ha realizado en ‘Sábados de Ciencia’, ya que este año se ha apostado por realizar algunas actividades impulsando los idiomas. «Los maestros mejoran sus competencias y los niños, además de aprender ciencias de una forma diferente, lo hacen en inglés», cuenta Greca.

La plastilina también va a ser protagonista en las aulas. En este caso, no para jugar con ella, sino para utilizarla como un conductor aislante, en sustitución de los cables normales. «Los niños van a aprender circuitos en serie y en paralelo, algo que quizás los alumnos de Secundaria no saben hacer», asegura la coordinadora.

No están solos. Los alumnos, divididos en ocho grupos, están dirigidos por 35 estudiantes del Grado en Maestro de Educación Primaria, que, como voluntarios, participan en este programa para enseñar a la vez que ellos mismos aprenden. «En la Facultad de Educación se forman los profesores, que son los que tienen la responsabilidad de desarrollar las vocaciones científicas en los niños», concluye Ileana Greca.

Nuevas sesiones

Pero este no ha sido sino el primero de los ‘Sábados de Ciencia’. Y es que, a lo largo de los próximos meses, la Facultad de Educación acogerá nuevas sesiones, vinculadas a diferentes materias y, sobre todo, con nuevos alumnos. «Muchos quieren repetir», explica Greca, pero el objetivo es llegar al máximo número de alumnos posible.

Así, en las próximas sesiones participarán alumnos de otros centros escolares de la provincia, que poco a poco se han ido sumando a los programas impulsados desde la UBU para desarrollar las vocaciones científicas. Unos programas que abordan también la enseñanza STEAM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Arte y Matemáticas) y que desembocarán en la Feria de la Ciencia y Tecnología de Castilla y León.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos