Los arquitectos piden declarar el Parque de la Cruz Roja «jardín histórico»

El parque fue un diseño del paisajista Leando Silva/GIT
El parque fue un diseño del paisajista Leando Silva / GIT

Han remitido un escrito a Patrimonio Cultural para conseguir la protección del espacio burgalés tras el polémico proyecto de remodelación

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Desde el primer momento, el Colegio de Arquitectos de Burgos ha mostrado su rechazo al proyecto de remodelación del Parque de la Cruz Roja. Si organizaciones como la Plataforma por el Patrimonio Natural de Burgos se han opuesto a la tala de árboles incluida en la intervención, los arquitectos han incidido más en la ruptura con el diseño original del parque, obra del paisajista Leandro Silva, de reconocido prestigio internacional.

Por ese motivo, el Colegio de Arquitectos de Burgos ha decidido mover ficha para tratar de proteger la máximo la creación de Silva, aun cuando el proyecto de remodelación está paralizado por la falta de consenso municipal. Javier Achirica, el presidente de los arquitectos, ha explicado que han solicitado a Patrimonio Cultural de la Junta de Castilla y León que se declare el parque como Bien Inventariado en la categoría de Jardín Histórico. De este modo disfrutaría de una protección, como lo hacen los Bienes de Interés Cultural, y antes de llevar a cabo cualquier actuación deberá someterse al control de Patrimonio.

Más información

Achirica ha insistido en que el parque diseñado por Leandro Silva cuenta con propuestas innovadoras para la época, así que «lo correcto» sería que se intentase respetar la idea original lo máximo posible. Entre los elementos a conservar, la fuente, aunque esté en desuso. Así que el Colegio de Arquitectos de Burgos no rechaza la renovación del parque, pues requiere de una intervención, pero respestando su valor arquitectónico y paisajístico.

Numerosos apoyos

El presidente confía en que la petición a Patrimonio Cultural no caiga en saco roto. Cuentan con el apoyo, por ejemplo, de la viuda de Silva, que ya les remitió una carta en la que mostraba su malestar por el proyecto municipal. Su propuesta viene también respaldada por arquitectos y paisajistas, además de colectivos burgaleses y los grupos municipales de la oposición en el Ayuntamiento de Burgos.

La propuesta se conoce días después de que Carolina Blasco informase del resultado del estudio encargado a Parques y Jardines sobre el estado del arbolado del parque. Un informe que viene a coincidir, en su mayor parte, con el diagnóstico de los técnicos municipales. Estos habían planteado la retirada de 61 ejemplares, y Parques y Jardines afirma que 31 de ellos tienen que talarse de manera urgente. El restos, se encuentran en un estado de podredumbre tal que es necesario una intervención específica ante el riesto de caída.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos