El Arzobispado de Burgos y CleceVitam abrirán una residencia para 80 mayores en el centro de Burgos

Presentación del Centro residencial para mayores San Pedro Poveda/ALBA HERRERO
Presentación del Centro residencial para mayores San Pedro Poveda / ALBA HERRERO

El centro contará con 62 habitaciones | El proyecto ha ascendido a 3,5 millones de euros que ha pagado íntegramente el Arzobispado y creará 40 puestos de trabajo

ALBA HERRERO

CleceVitam ha inaugurado el nuevo Centro para Mayores San Pedro Póveda en el centro de Burgos. La directora del complejo, Leticia García, ha asegurado que «a nivel sanitario la residencia está completa y tiene todos los servicios». Entre ellos se encuentra el servicio médico, podología, fisioterapia, terapia ocupacional y trabajo social. En total, se crearán 40 puestos de trabajo en el centro.

«La idea es que esté dividido en unidades de convivencia y así poder tener una atención más centrada en cada persona», ha señalado la directora del centro. El objetivo principal del proyecto de Clece es mejorar la calidad de vida y fomentar la inclusión de los colectivos más vulnerables.

Siguiendo su filosofía, Clece quiere potenciar el cuidado de las personas y adaptarse a sus necesidades más específicas. García afirma que habrá «personas de referencia para que los auxiliares puedan implicarse más y conozcan los gustos y preferencias del residente así como sus carencias» y añade que «son los mismos auxiliares los que haran terapia con ellos y no solo se limitarán al cuidado físico sino que también podrán tener un cuidado integral».

Instalaciones

La residencia se ha construido sobre un edificio histórico de la capital. Lo que se ha querido hacer es preservar su estructura y así conservar el patrimonio. El complejo asistencial contará con tres plantas. En la planta baja, primera y segunda están las habitaciones individuales y dobles con baños totalmente equipados para las necesidades de los más mayores.

En cada ala hay zonas comunes para el descanso. En la tercera planta se encuentran los despachos y zonas comunes, además de lavandería, cocina y el servicio de peluquería. Además, el centro contará con una capilla para el rezo a demanda de los usuarios.

Actividades

En cuanto a las actividades adicionales que se llevarán a cabo en el centro, contarán con «encuentros intergeneracionales, se harán colaboraciones con otras asociaciones involucradas en el cuidado de personas mayores o con necesidades. Además, se realizarán salidas al exterior para quien quiera hacer vida más allá de la residencia», ha comentado Verónica de la Peña, jefe de servicio de las residencias de Clece en Castilla y León.

En Clece son pioneros en las nuevas tecnologías y por eso quieren integrar novedosos sistemas para mejorar el trabajo con los más mayores. Por eso, se ha instalado una tablet de 45 pulgadas que facilita la estimulación sensorial para personas con demencia avanzada. En otras residencias de la entidad ya se están desarrollando todo este tipo de innovaciones de la mano de profesionales de la terapia ocupacional y trabajos sociales. Otra novedad es el uso de aplicaciones para trabajar la motricidad y la neurorehabilitación.

Los trabajos de rehabilitación y construcción han tenido una duración de 13 meses y han tenido un coste de 3,5 millones de euros abonados por el Arzobispado de Burgos.

Temas

Burgos