Los avances sanitarios permiten a los enfermos renales mirar al futuro con más optimismo

ALCER ha instalado una mesa informativoa en el Mercado Norte/iac
ALCER ha instalado una mesa informativoa en el Mercado Norte / iac

Alcer ha celebrado el Día Mundial del Riñón en un año en el que ya se han realizado varios trasplantes y la hemodiálisis y la diálisis peritoneal domiciliarias suponen un salto en la calidad de vida de los enfermos

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

Los enfermos renales han celebrado el Día Mundial del Riñón en una jornada en la que la Asociación para la Lucha contra las Enfermedades Renales (ALCER) ha instalado una mesa informativa en el Mercado Norte, donde también han tomado la tensión de manera gratuita a todo el que quería. La presidenta, Alfonsa Illera, ha explicado que los valores de la tensión pueden ser unos buenos indicadores de que existe algún tipo de problema renal.

Es por esto que ALCER aconseja tomarse la tensión de manera regular, en una jornada en la que también se celebrado una comida de convivencia entre los pacientes y el jefe de Nefrología del Hospital Universitario de Burgos (HUBU). Además, por la tarde, en el Foro Solidario, ALCER ha organizado una conferencia, a cargo del nefrólogo Francisco Vázquez, sobre la enfermedad renal en la mujer, en un señalado 8-M.

Además, la jornada para sensibilizar sobre los problemas del riñón y la donación de órganos también sirve para mirar al futuro con optimismo. Y es que los avances sanitarios en esta materia están mejorando la calidad de vida de los enfermos renales. Actualmente, existen 28 burgaleses que realizan diariamente la diálisis peritoneal desde su propia casa y tres más que pueden practicarse la hemodiálisis.

Esto permite reducir la carga de trabajo de la Unidad de Diálisis del hospital y, al mismo tiempo, mejorar la calidad de vida de esos pacientes que, de lo contrario, tendrían que acudir cada día o cada 48 horas a sustituir la función de sus riñones.

Según explica Illera, la hemodiálisis domiciliaria «va a ser la diálisis del futuro» y, aunque actualmente sólo hay tres pacientes que la reciben, «Sanidad la propone cada vez más». Además, la hemodiálisis domiciliaria permite que los enfermos renales se sometan más habitualmente, pero en un espacio más corto de tiempo a esa limpieza sanguínea.

No obstante, cuando existan más usuarios que se sometan a la hemodiálisis domiciliaria podría ponerse en marcha un servicio de atención sanitaria que permita que el enfermo no dependa de un familiar que le ayude a pincharse para someterse al proceso. Según Illera, esa será una petición del futuro, una vez hay un mayor alcance de este avance que permite tener una unidad de hemodiálisis en el propio domicilio.

Temas

Burgos
 

Fotos

Vídeos