El adiós del maestro, la «leona» y los díscolos concejales no adscritos en el Ayuntamiento de Burgos

Imagen del pleno del Ayuntamiento de Burgos/BC
Imagen del pleno del Ayuntamiento de Burgos / BC

Se ha celebrado el último pleno ordinario del presente mandato en el Consistorio capitalino, momento de despedidas y agradecimientos

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Con la campaña electoral en marcha, y marcada en la calendario la fecha del 26 de mayo, el Ayuntamiento de Burgos ha celebrado esta mañana el último pleno ordinario del actual mandato. Una sesión en la que se han vivido momentos de tensión, como en cualquier cita plenaria. Sin embargo, ha primado la emoción y los agradecimientos, pues muchos miembros de la Corporación Municipal se despiden, apurando las últimas semanas de cuatro años intensos y algo conflictivos.

El mandato arrancó con cuatro grupos municipales (PP, PSOE, Cs e Imagina) y un concejal no adscrito. Ahora termina con esos mismos cuatro grupos políticos, aunque bastante mermados, pues a Silvia Álvarez de Eulate se le han ido sumando, como no adscritos, Fernando Gómez, Blanca Guinea, Raúl Salinero y Marco Antonio Manjón. Solo el PSOE se ha librado de ver mermados sus representantes en este curioso mandato.

Fernández Santos: «Si se requiere mi consejo no sé cómo podría negarme»

El socialista Antonio Fernández Santos es uno de los concejales que se despide del Ayuntamiento de Burgos, en su caso tras varios mandatos como edil, incluido el periodo de gobierno con Ángel Olivares al frente. Se va con «una satisfacción total» y sin ningún tipo de rencor por haber quedado finalmente fuera de la lista municipal.

«Estoy agradecido al PSOE», ha afirmado, pues «soy un maestro de pueblo al que hicieron director provincial de Educación y, luego, concejal en Burgos». Lo que sí lamenta es haber tenido menos tiempo de gobierno que de oposición, pues a Burgos le habría venido mejor más alternancia política.

Reconoce que ahora, físicamente, es cuando mejor se encuentra; también es cuando mejor conoce el Ayuntamiento, pero en algún momento toca irse, y ha sido ahora. Eso sí, si el PSOE consigue llegar al gobierno municipal, «algo de lo que cada vez estoy más convencido», «si requieren mi consejo, no sé cómo podría negarme».

De su paso por el Ayuntamiento, Fernández Santos recuerda, con especial cariño, el día en el que Ángel Olivares se convirtió en alcalde. Fueron cuatro años de mucho trabajo, pero también muy buenos y «fructíferos» para Burgos, afirma el socialista.

Ahora, llega el momento de despedirse. De la actual corporación, 13 miembros tendrán opción de continuar tras las elecciones municipales, pues van en listas políticas. Son Javier Lacalle, César Rico, Carolina Blasco, Jorge Berzosa, José Antonio Antón, Vicente Marañón, Marco Antonio Manjón, Raúl Salinero, Daniel de la Rosa, Nuria Barrio, David Jurado y Blanca Carpintero y Silvia Álvarez de Eulate.

Eva de Ara y Blanca Guinea aparecen, de manera testimonial, cerrando listas de Imagina y Podemos. Y otros 12 se despiden del Ayuntamiento de Burgos. Son Gema Conde, Salvador de Foronda, Ana Bernabé, Lorena de la Fuente, Fernando Gómez, Jesús Ortego, Gloria Bañeres, Antea Izquierdo, Sara Hojas, Mar Arnaiz, Antonio Fernández Santos y Óscar González.

Bañeres: «Quiero que Lacalle se vaya al Senado a descansar»

«La vida sigue», asegura Gloria Bañeres, que no repitirá en la próxima Corporación municipal, aunque la decisión no ha sido propia, sino del Ciudadanos. Bañeres insiste en que cierra un ciclo de su vida, «una experiencia muy enriquecedora pero también muy dura» y ahora le toca reengancharse a su profesión.

Bañeres reconoce que, tras saber que el candidato a la alcaldía sería Vicente Marañón, la sensación fue una mezlca de «decpeción, tristeza y sorpresa», pues Cs le había encargado conformar una lista de consenso que finalmente no sirvió para nada.

Sin embargo, según han ido pasando los días «ha crecido la sensación de alivio», de librarse de la campaña y de cuatro años de nuevo en el Ayuntamiento. «En principio, no tiene ninguna intención de volver a la política», pero nunca se puede descartar al completo.

Por lo que se refiere al futuro de Cs, Gloria Bañeres espera que Marañón se convierta en alcalde de Burgos y cree que plantearse ahora a quién podría apoyar Cs en una investidura es adoptar una actitud de perdedor. Eso sí, Bañeres desea un cambio de gobierno en el Ayuntamiento, que salga el PP y, sobre todo, que Javier Lacalle «se vaya al Senado a descansar».

Durante la sesión plenaria ha habido momento para las despedidas y los agradecimientos varios, que han continuado a la salida de unos de los plenos ordinarios más cortos del Ayuntamiento de Burgos. No será la última cita plenaria, pues formalmente se requiere de una próxima convocatoria para aprobar el acta de la sesión de este viernes.

Antonio Fernández Santos, Gloria Bañeres, Raúl Salinero y Blanca Guinea se han despedido de manera especial, y estos últimos han agradecido el «esfuerzo» al personal del Ayuntamiento y a los compañeros corporativos, para «superar las dificultades». «La experiencia ha sido preciosa», ha afirmado Guinea, mientras que Salinero ha destacado el «compromiso» de los corporativos con Burgos, y que con independencia de su color político «han ayudado a hacer una ciudad mejor».

Salinero ha tenido un especial recuerdo para Gloria Bañeres, a la que considera una «auténtica leona», que ha destacado por su compromiso «muy fuerte» con la ciudad. También para Antonio Fernández Santos, con el que ha vivido «momentos agridulces, porque Antonio es así», pero han contando siempre con su experiencia, «un sabio» al que acudir siempre. Y para Blanca Guinea, a la que «echará mucho de menos».