Aprobada la Cuenta General de 2016, un «desastre» de gestión del PP

El Pleno ha dado luz verde a la Cuenta General de 2016/GIT
El Pleno ha dado luz verde a la Cuenta General de 2016 / GIT

PSOE, Imagina y Cs critican que el Equipo de Gobierno tramite con retraso el instrumento fiscalizador de las cuentas municipales

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El Pleno del Ayuntamiento de Burgos ha aprobado esta mañana la Cuenta General de 2016, documento que resume la gestión económica municipal, y que a juicio de la oposición evidencia el «desastre» de la gestión del Partido Popular al frente del Equipo de Gobierno, comenzando por la imposibilidad de cumplir con los plazos. La Cuenta General debería haber sido aprobada por el Pleno antes del 1 de octubre del pasado año, y llega en enero, ha recordado el concejal socialista Antonio Fernández Santos.

«No tienen ninguna voluntad de hacer las cosas bien», ha insistido, «están cansados, gastados y absolutamente amortizados», y en lugar de presentar la Cuenta General a la Comisión Especial de Cuentas antes del 1 de junio, se llevó el 15 de noviembre.

Además, el documento es «absolutamente impresentable», pues refleja, entre otras cuestiones, la existencia de 9 millones de euros de pago a proveedores pendientes de encajarse en el presupuesto, «una vergüenza», ha insistido. O un nuevo enfrentamiento entre Intervención y Tesorería, que el PP «no tiene el valor suficiente» para solucionar.

A juicio de Antonio Fernández Santos, la Cuenta General «no se puede votar», y de la misma opinión es Raúl Salinero. El portavoz de Imagina ha afirmado que el documento «va desmontando la mentira del PP». El Ayuntamiento «cada vez va a peor», con «recortes sistemáticos y un desastre de gestión». No solo se paga con retraso a proveedores, sino que, además, el grado de ejecución del presupuesto del 2016 fue del 75%, y solo se invirtió un tercio de lo previsto, en instalaciones deportivas, escuelas infantiles o políticas sociales. «Lo único que le falta a la gestión del PP es una cerilla», ha apuntado Salinero.

Año «extraordinario»

Mientras, el concejal de Hacienda ha recordado que 2017 «ha sido extraordinario para los servicios económicos municipales», que sin refuerzo de medios humanos ha tenido que enfrentarse a un presupuesto, un plan económico y financiero, la refinanciación de la deuda de los consorcios, modificaciones de crédito y gestión de inversión urgentes para que estuviesen licitadas antes de finalizar el año. Todo ello, ha asegurado, ha paralizado la tramitación de la liquidación de 2016 y la elaboración de la Cuenta General.

Por otra parte, Salvador de Foronda ha insistido en que las cuentas son «claras, concisas y realistas». Se ha conseguido un alto nivel de ejecución pese a que el presupuesto ha estado en vigor solo ocho meses. El Ayuntamiento supera los niveles mínimos de liquidez y no necesita acudir al crédito, pues tiene autonomía fiscal y remanentes. Así, el concejal ha defendido su gestión, y la de los técnicos económicos, aunque no ha contado con el soporte de la oposición.

La Cuenta General ha recibido los votos en contra de PSOE e Imagina, mientras que Silvia Álvarez de Eulate se ha abstenido. A favor, el PP, Fernando Gómez y Ciudadanos. En este último caso, Gloria Bañeres ha asegurado que no comparten el contenido del documento pero «es un trámite necesario para fiscalizar las cuentas por el Tribunal de Cuentas» y que este órgano pueda comprobar por sí mismo el «desastre» de la gestión del PP. La Cuenta General ha salido adelante gracias al voto de calidad del alcalde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos