El Ayuntamiento de Burgos, el que más tardó en pagar a los autónomos en 2017 en la región

El Ayuntamiento de Burgos, el que más tardó en pagar a los autónomos en 2017 en la región

El último Informe de Morosidad de la Asociación de Trabajadores Autónomos señala al de Burgos como el único ayuntamiento de capital de provincia de Castilla y León que no pagó en tiempo y forma a sus proveedores

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

Un tirón de orejas. La Asociación de Trabajadores Autónomos de Castilla y León (ATA) ha situado a las administraciones públicas de la comunidad entre «las más cumplidoras» en los pagos de facturas a los autónomos en 2017, ya que todas cumplieron la Ley, salvo una excepción: el Ayuntamiento de Burgos. Y es que, según refleja el Informe sobre Morosidad elaborado por ATA, el Consistorio burgalés pagó a sus proveedores por cuenta propia en 72 días, doce por encima de la que marca la norma pero por debajo de la media (91 días).

Este periodo, en todo caso, difiere del publicado por el Ministerio de Hacienda, ya que, a diferencia de éste, ATA calcula para el periodo medio de pago la fecha de emisión de facturas o entrega de mercadería hasta su pago efectivo, lo que da un margen de entre 28 y 32 días «que es lo que se tarda de convalidar las facturas por parte de las administraciones», según informa Europa Press.

El informe de ATA destaca que las administraciones públicas de Castilla y León sean «de las más cumplidoras» con los autónomos ya que a nivel nacional incumplen la ley y superan los 60 días de pago, con 70 días en 2017 frente a los 72 de 2016.

«Castilla y León forma parte del selecto grupo cuya administración regional cumple con los plazos medios de pago y satisface sus deudas con los autónomos en una media de 37 días», han significado desde ATA, considerando «muy importante también» la reducción del periodo medio de pago en 18 días en un año.

En cuanto a las diputaciones provinciales, las de Castilla y León pagaron el pasado año en una media de 31 días con la Institución provincial de Valladolid a la cabeza con 20 días y una reducción en cuatro días respecto a 2016. En segundo y tercer lugar se sitúan las diputaciones de Palencia (21 días, como en 2016) y de Zamora (22 días, como en 2016).

Por su parte, la Diputación de Segovia paga en 23 días, uno menos que el año anterior; la de León en 28 (uno más que en 2016); la de Soria en 34 (dos más que en 2016); la de Burgos en 40 (tres más que el año anterior); la de Ávila en 43 (diez menos que en 2016) y la de Salamanca en 45, dos más.

Finalmente y a diferencia de lo que ocurre en el resto del país, los ayuntamientos de las capitales de provincia de Castilla y León sí cumplen la ley, con la excepción citada del Consistorio de Burgos.

En concreto, este informe sitúa al Ayuntamiento de Segovia como el que paga antes a sus autónomos, en una media de 27 días, aunque tarda casi el doble que el año pasado. El Ayuntamiento de Salamanca paga en un mes, el mismo plazo que el año pasado, al igual que el de Soria que ha reducido tres días sus plazos de pago.

Por su parte, el Consistorio de Palencia paga en 35 días (siete menos que en 2016), los de Valladolid y Zamora en 37 (seis y diez menos que el pasado año) y el de León lo hace en 39 días (uno menos que el ejercicio anterior). Finalmente, el Ayuntamiento de Ávila paga en 58 días, once más que en 2016.

Morosidad en empresas

En cuanto a la morosidad entre empresas de Castilla y León, ésta se sitúa de media en 69 días, fuera de lo que establece la Ley, pero por debajo de la media por debajo de la media nacional.

Para la presidenta de ATA en Castilla y León, Soraya Mayo, la morosidad no tiene «nada que ver» con el tamaño de la administración, ni de la población ya que es cuestión de gestión y de prioridades. En este sentido ha hecho un llamamiento para no perder la senda de «buenos pagadores» y ha recordado que para que los autónomos no sufran más deben recibir el pago a su trabajo en tiempo y forma.

«Quien antes tardaban más, que eran las administraciones regionales, son los que más esfuerzo han hecho. Cumplir la Ley, pagar a tiempo hace un año y conseguir reducir ese tiempo de espera casi tres semanas más es un punto a valorar positivamente. Esperemos que se siga haciendo y aquellos que lo hacen bien no se relajen, especialmente los ayuntamientos. Por el bien de la economía de los autónomos», ha sentenciado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos