El Ayuntamiento comienza a tramitar la modificación del PGOU

Se intentará aprobar la modificación antes de final de año. /GIT
Se intentará aprobar la modificación antes de final de año. / GIT

Los grupos municipales ya tienen en su mano el borrador elaborado por el equipo redactor | La idea es adaptar el PGOU tras las últimas sentencias y mejorar su redacción

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Una primera toma de contacto. El Consejo de la Gerencia de Fomento del Ayuntamiento de Burgos ha comenzado hoy a abordar la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), una iniciativa que se desarrollará a lo largo de los próximos meses y que el equipo de Gobierno confía en tener encauzada antes de final de año, tal y como explicó en su día el alcalde de la ciudad, Daniel de la Rosa.

Eso sí, de momento apenas se ha avanzado. Lo único que se ha hecho esta mañana es poner sobre la mesa el borrador de la modificación elaborado durante los últimos meses por el equipo redactor. Así, está previsto que el propio equipo explique de manera pormenorizada a los grupos municipales los detalles del documento. Así lo ha solicitado el portavoz del PP, Javier Lacalle, y así lo ha comprometido hoy el equipo de Gobierno.

En principio, tal y como ha señalado el concejal de Licencias, Daniel Garabito, la intención pasa por convocar a los responsables del equipo redactor a una reunión monográfica el próximo 27 de septiembre, aunque todo dependerá de la agenda. El objetivo, en todo caso, es celebrar «todas las sesiones que se necesiten» para acotar el documento a las propuestas e inquietudes de los grupos políticos y la ciudadanía.

En este sentido, Garabito ha insistido en que la modificación del PGOU viene prácticamente obligada por los cambios que se han venido produciendo desde su aprobación. «En este tiempo ha habido sentencias que han anulado sectores residenciales porque no se consideraban justificados» y que han derivado en que «haya algunos tramos urbanos inconclusos».

Asimismo, añade el concejal, se aprovechará la oportunidad para «corregir» aquellos «pequeños puntos en los que se han localizado erratas» y para mejorar la redacción de algunas «ordenanzas confusas». Vamos, para «arreglar un menudeo de cosas que se ha detectado que son susceptibles de mejora».