El Ayuntamiento se da cuatro meses para negociar con la UTE de Fuentecillas antes de denunciar el contrato por incumplimiento

Imagina ha llevado la proposición al Pleno, que se ha aprobado con una modificación del PSOE/GIT
Imagina ha llevado la proposición al Pleno, que se ha aprobado con una modificación del PSOE / GIT

Se tratará de alcanzar un acuerdo para que se finalice la urbanización y se cumpla con las dotaciones comprometidas

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Siguiendo la máxima que defienden los profesionales del derecho, a saber, que un mal acuerdo es siempre mejor que un buen pleito, el Ayuntamiento de Burgos tratará de agotar todas las vías de negociación posibles antes de llevar ante los tribunales a la UTE encargada de la urbanización del S-7 en Fuentecillas. El objetivo es conseguir un acuerdo beneficioso, sobre todo para el Ayuntamiento, y que se cumplan los compromisos adquiridos en dotaciones y servicios públicos.

La concejal de Urbanismo, Ana Bernabé, ha explicado en el Pleno municipal que llevan meses hablando con las empresas que quedan 'vivas' dentro de una UTE conformada, en origen, por Excavaciones Sáiz, COPSA, Urbelar, MBG, Arquitecto Hipólito García Urbina y la Sociedad Cooperativa Limitada de Viviendas 4 Olmos. Bernabé ha reconocido que «es uno de los problemas más complejos» a los que se enfrenta el Consistorio, y que se reproduce en los sectores S-8 (Juan Gil) y S-4 (Villímar), pues se desarrollaron con el mismo modelo y quedaron incompletos.

Más información

Imagina ha presentado una propuesta que pretendía exigir a la UTE que completase la urbanización pendiente, tras recepecionarse las obras a fecha de 2013, y construyese el centro de estancias diurnas para mayores comprometido en la oferta ganadora, recuperando parte de la portada de la antigua ermita de Las Rebolledas. «Una exigencia muy razonable», ha asegurado Bernabé, pues los contratos se firman para cumplirlos.

Sin embargo, a fin de garantizar que no se tarda una década en resolver el conflicto, el PSOE ha propuesto «dar una oportunidad a la solución negociada». Antonio Fernández Santos ha insistido en que, si bien la proposición «es correcta», vale más darse un plazo de cuatro meses para negociar y, si en septiembre no hay acuerdo con la UTE, acudir al contencioso-administrativo.

Ana Bernabé se ha comprometido a rescindir el contrato si, a mediados de septiembre, no se ha cerrado una solución negociada. Y la propuesta ha sido aceptada por Imagina, así que con la modificación incorporada, la proposición ha salido adelante por unanimidad. Al mismo tiempo, el PSOE ha planteado hacer extensiva esta solución al caso de los sectores S-8 y S-4.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos