El Ayuntamiento y los hosteleros liman asperezas para la ordenanza de terrazas

La reunión se ha mantenido en el despacho de Alcaldía. /CC
La reunión se ha mantenido en el despacho de Alcaldía. / CC

Se estudia la posibilidad de flexibilizar las restricciones en ámbitos como las distancias de separación | El objetivo es tener aprobado el nuevo texto antes de que acabe este año, aunque no se prevé su entrada en vigor hasta el 2020

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

La redacción de la nueva ordenanza de terrazas y veladores sigue dando pasos hacia adelante, aunque de manera más lenta de lo que se preveía inicialmente. Esta mañana, el alcalde, Daniel de la Rosa, y el concejal de Licencias, Daniel Garabito, han recibido a una representación de la Federación de Hostelería, sin duda, el colectivo más afectado por la ordenanza y, a la vez, uno de los más críticos con el borrador aprobado meses atrás por el Ayuntamiento.

Así lo certifican el centenar de alegaciones presentadas por el colectivo meses atrás durante la fase de exposición pública. Unas alegaciones que se están revisando una a una con el objetivo de limar el texto para intentar encajar los intereses de todos los implicados. Y ese precisamente era el objetivo del encuentro celebrado esta mañana: poner en común las impresiones de unos y otros. Y el resultado ha sido «plenamente satisfactorio» para ambas partes.

Así lo ha asegurado Garabito tras la conclusión de la reunión, en la que equipo de Gobierno y representntes de los hosteleros han valorado la legalidad y la convenciencia de diferentes alegaciones. Y es que, más allá del cumplimiento de la normativa, desde el Consistorio se quiere atender también a los criterios de «oportunidad» para abordar diferentes planteamientos.

Más información

En este sentido, una de las principales quejas de los hosteleros venía derivada de las restricciones planteadas en torno a los espacios de paso entre terrazas y zonas peatonales o farolas. Unas restricciones que, a juicio de Enrique Mata, portavoz de la Federación de Hosteleros, implicaría una reducción aproximada de «un tercio» de las sillas y mesas. Sin embargo, una vez analizada la alegación, el propio Garabito asegura que se está estudiando la flexibilización de esas restricciones.

Con todo, la reunión celebrada hoy no será la última, ni mucho menos. De hecho, los hosteleros han sido citados para dentro de dos semanas para seguir avanzando en el análisis de las alegaciones. Asimismo, el equipo de Gobierno tiene previstas reuniones con otros colectivos afectados por la normativa con el objetivo de limar el texto lo máximo posible antes de su aprobación, que se prevé pueda llevarse a cabo «antes de final de año». Ese es al mneos el «objetivo» de unos y otros, que, eso sí, reconocen que la nueva normativa no etnraría en vigor hasta el próximo año.