El Ayuntamiento prorroga el presupuesto de 2017, ante la falta de nuevo documento

Ayuntamiento de Burgos/GIT
Ayuntamiento de Burgos / GIT

El alcalde ha firmado el decreto para proceder a la prórroga, ante la falta de acuerdo político

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Ya es oficial. El Ayuntamiento de Burgos ha prorrogado el presupuesto municipal de 2017 para dar cobertura al ejercicio que acabamos de comenzar, ante la inexistencia de proyecto para 2018. Se trata de una prórroga automática, que en teoría se inicia el mismo 1 de enero, pero que se ha hecho efectiva la semana pasada con el correspondiente decreto de Alcaldía, en el que Javier Lacalle da orden de prorrogar el presupuesto del Ayuntamiento, y también de los organismos autónomos (Escuela de Relaciones Laborales, Gerencia de Fomento e Instituto Municipal de Cultura y Turismo) y de la sociedades municipales (Sociedad de Promoción y Aguas de Burgos).

La prórroga automática deriva de la falta de un nuevo proyecto de presupuestos, habida cuenta de que este ni siquiera se ha llegado a debatir en sesión plenaria. En el Pleno de diciembre, la oposición consiguió retirar del orden del día del Pleno el debate del documento presentado por el Equipo de Gobierno, pues existía un desfase de 15 millones de euros entre la previsión de ingresos del Órgano de Gestión Tributaria y las cuentas proyectadas por el PP.

Más información

PSOE, Imagina y Cs reclamaban un nuevo informe que aclarase las cuentas y, a continuación, volver a llevar al Pleno el proyecto del PP, «para comprobar si cuenta con los apoyos suficientes» para sacarlo adelante, ha recordado el portavoz del PSOE, Daniel de la Rosa. Sin embargo, ni se ha solicitado ese informe, al menos que se conozca, ni el Equipo de Gobierno tiene intención de volver a tramitar el proyecto presupuestario. Ya lo dijo en su momento el concejal de Hacienda, Salvador de Foronda, si el presupuesto no se ha aprobaba en diciembre, lo daban por prorrogado automáticamente, y así ha sido.

De la Rosa critica la actitud de Javier Lacalle, pues considera que su forma de proceder «no es correcta». Al menos, deberían volver a llevar el documento al Pleno para explicarlo a la oposición, debatirlo y votarlo. No obstante, y a través del decreto recién firmado, parece que el alcalde «da por sentado» que ese trámite ya esta cubierto, y abandona todo interés por contar con un presupuesto propio para 2018.

Solo inversiones comprometidas

La prórroga automática del Presupuesto de 2017 cubre al Ayuntamiento para hacer frente a los gastos ordinarios, para que continúe el funcionamiento diario de la intitución municipal. Con partidas de igual cuantía se irán pagando las nóminas, los gastos corrientes y los contratos suscritos para servicios prestados. La ciudad puede funcionar con un presupuesto prorrogado, han insistido en numerosas ocasiones desde el Equipo de Gobierno, pues la prestación de servicios públicos está garantizada.

Con un presupuesto prorrogado la negociación política será imprescindible para abordar proyectos no previstos

Sin embargo, lo que se resentirán serán las inversiones, pues no se podrá afrontar ningún gasto que no esté recogido en las cuentas de 2017 o, al menos, comprometido. De ahí que la prórroga «obligue» a la negociación para, cada vez que se quiera desarrollar un proyecto o iniciativa sin reserva presupuestaria, pactar entre los grupos municipales la correspondiente modificación que permita llevarlo a cabo.

Así lo ha recordado, no solo el PSOE, que «no se va a negar a negociar» para incluir proyectos que mejoren la vida de los ciudadanos, sino tambiénel Partido Popular. El concejal de Infraestructuras, Jorge Berzosa, ha insistido en que solo se podrán ejecutar aquellas obras ya comprometidas, licitadas y adjudicadas antes de finalizar 2017. De ahí las prisas licitadoras de los últimos meses, puntualiza.

En concreto, estamos hablando de obras como la remodelación de Fuentes Blancas, la reforma de la Plaza Mayor, el Puente de Las Rebolledas, las reurbanizaciones de las calles Valle de Mena (Polígono de Villalonquéjar) y Alcalde Martín Cobos, los proyectos de los barrios de Villímar, La Ventilla o Villalonquéjar, la reforma del Campo de Fútbol de El Plantío, los centros municipales de Villímar e Illera, las gradas de San Amaro o la reforma de la Avenida Cajacírculo. En total, unos 30 millones de inversión, licitada desde agosto, y que estaría ya comprometida para 2018.

 

Fotos

Vídeos