El Ayuntamiento sacará a licitación un nuevo contrato del servicio de Comida a Domicilio

Ayuntamiento de Burgos/GIT
Ayuntamiento de Burgos / GIT

La oposición tumba la prórroga del contrato del servicio de Comida a Domicilio para ajustarlo al incremento de la demanda registrada

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

El Ayuntamiento procederá a redactar un nuevo pliego del servicio de Comida a Domicilio. Así lo ha decidido esta mañana el Consejo de la Gerencia de Servicios Sociales, que ha descartado prorrogar el actual contrato y plantear uno nuevo como consecuencia de la negativa de la oposición a aprobar la prórroga planteada por el equipo de Gobierno.

La fotografía de situación es simple. El actual contrato, gestionado por la empresa Clece, finalizó el pasado 31 de diciembre, y desde entonces, el servicio se venía prestando por la empresa mediante prórrogas mensuales financiadas a través de reconocimientos extrajudiciales de crédito. Una circunstancia que queda fuera de la normalidad y que el Ejecutivo local quería regular aplicando la cláusula de prórroga por un año contemplada en el propio contrato.

Sin embargo, este planteamiento estaba condicionado por otro factor fundamental. Y es que, tal y como reconoce la propia concejala de Servicios Sociales, Gema Conde, en los últimos meses se ha registrado un significativo incremento en la demanda del servicio. Así, la idea inicial pasaba por prorrogar el contrato incluyendo una modificación que permitiera «dar respuesta a la creciente demanda». Una modificación que se establecía en torno a un incremento del 10% del presupuesto inicial, el máximo que permite la ley.

Pero la propuesta no ha salido adelante. Y es que, tanto PSOE como Imagina han votado en contra al entender que «lo lógico» pasa por redactar un nuevo pliego que se adapte a las nuevas circunstancias. Así lo defiende Blanca Guinea, de Imagina, que insiste en que la opción planteada por el equipo de Gobierno suponía «hacerse trampas a sí mismo».

En la misma línea se ha expresado Mar Arnáiz, portavoz socialista en la comisión, que, a mayores, ha recordado que una de las cláusulas incluidas en el acuerdo alcanzado entre el PP y el PSOE para la aprobación del presupuesto de 2017 contempla taxativamente que los contratos superiores a 150.000 euros anuales no debían prorrogarse, sino licitarse de nuevo.

Sea como fuere, esta situación oblogará al Ayuntamiento a mantener el servicio a través de Clece mientras se redactan unos nuevos pliegos, algo que, según reconoce Conde, podría demorarse varios meses. Y todo ello, recuerda, estará condicionado a la negociación de la modificación presupuestaria que se pretende acometer para dar cobertura a las necesidades municipales después de que no se haya aprobado un presupuesto específico para 2018.

 

Fotos

Vídeos