Barrio solicita un informe al secretario general para clarificar su delegación de competencias en el IMC

Nuria Barrio departe con el concejal Adolfo Díez antes del pleno/PCR
Nuria Barrio departe con el concejal Adolfo Díez antes del pleno / PCR

Los estatutos del Instituto Municipal de Cultura aceptan varias interpretaciones, lo que genera «inseguridad jurídica» a su presidenta

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

La presidenta del Instituto Municipal de Cultura y Turismo (IMCyT), Nuria Barrio, ha solicitado un informe por escrito al secretario general del Ayuntamiento de Burgos para que clarifique su delegación de competencias en materia de resolución de subvenciones y contratos menores, tras la polémica suscitada con el Partido Popular y que ha ocasionado una situación de «inseguridad jurídica».

Barrio explica que, en una Junta de Gobierno Local del mes de junio, se aprobó la delegación de competencias para que recayese sobre su figura la resolución de subvenciones y contratos menores en el IMC. Se siguió el modelo del mandato 2011 y, además, en el anterior mandato también se delegaron las competencias en la presidenta del IMC, aunque en lugar de ser decisión del equipo de Gobierno lo fue del propio Consejo Ejecutivo del instituto municipal.

«Jurídicamente se pueden interpretar los estatutos de una manera o de otra», afirma Barrio, pues los mismos recogen que la Presidencia del IMC tiene la facultad de autorizar el gasto y que el Consejo Ejecutivo tiene la capacidad de aprobar las contrataciones, salvo delegación expresa. Y el PSOE considera que la delegación aprobada en junio encaja en este último supuesto, aunque el Partido Popular no lo vea igual.

La socialista asegura que «la situación le casua cierta inseguridad jurídica», pues el PP afirma que el decreto de delegación de competencia no se ajusta a los estatutos pero el secretario general dice que sí. De ahí que, para clarificar la situación, haya solicitado un informe por escrito y evitar incertidumbres. Las mismas que han obligado a dejar sobre la mesa la aprobación del convenio con Espacio Tangente.

Según Intervención, la competencia le correspondería solo a la presidenta del IMC pero los informes iban dirigidos al Consejo Ejecutivo, así que Barrio ha preferido aparcar el expediente hasta contar con el informe del secretario y tener despejadas todas las dudas sobre la delegación de competencias. «Y hacer las cosas bien», pues insiste en qeu siente «inseguridad jurídica».

Mientras, el Partido Popular le ha exigido al equipo de Gobierno que dé marcha atrás en la decisión de delegar todas las competencias del IMC en materia de contratación menor y subvenciones en la figura de su presidenta. José Antonio Antón considera que, con esta decisión, se ha «vaciando de contenido» al Consejo Ejecutivo.

Los estatutos del IMC son «claros», insiste, y otorgan las competencias de contratación y subvenciones al Consejo Ejecutivo, «sin perjuicio de delegación». Sin embargo, debería ser el propio IMC el que decidiese delegar esas competencias en la presidenta, como ocurrió en el anterior mandato, y no el equipo de Gobierno a través de un decreto de Alcaldía, ha lamentado Antón.

Por ese motivo, el PP le ha pedido a Nuria Barrio que devuelvan la situación a sus orígenes y el Consejo Ejecutivo recupere sus competencias para evitar lo ocurrido, por ejemplo, con la organización del festival EnClave de Calle. Por primera vez, en sus veinte años de vida, el festival no se ha llevado al IMC y se ha contratado a través de 23 contratos menores

«Es un escándalo», insiste el concejal, que se delege desde Alcaldía las competencias en contratos menores y subvenciones a la presidenta del IMC, cuando el PSOE gobierno en minoría. Además, es una situación «profundamente antidemocrática», pues impide a la oposición hacer sus aportaciones, como ha ocurrido con el EnClave de Calle.