Cambio climático, subvenciones y «populismo»

Cambio climático, subvenciones y «populismo»

El debate sobre la propuesta conjunta PSOE y Podemos para asumir un compromiso municipal por el clima ha suscitado también polémica en el seno del Pleno, con bronca incluida, tras cerrarse la votación con rechazo y recibir, la oposición, las críticas del público asistente.

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

De la mano de organizaciones como Andando Burgos, Burgos con Bici o Ecologistas en Acción, el Pleno del Ayuntamiento ha debatido esta mañana una declaración institucional para implicar a la ciudad en la lucha contra el cambio climático, una «emergencia» en la que «todos somos imprescindibles».

Así lo ha asegurado el concejal socialista Daniel Garabito, quien insiste en que «están cerrándose las ventanas de oportunidad para luchar contra el cambio climático» y, desde Burgos, «no somos una isla». Todo suma, por pequeña que sea la contribución, a frenar un cambio sin precedentes y libre de ideologías.

Sin embargo, el planteamiento no lo comparten todos. Desde Vox cuestionan que cambio climático entendido como una emergencia, causada por el comportamiento del ser humano, pues existen cambio climáticos previos,y aseguran que los problemas no están en Europa, sino en otros países como China o India, que no ponen freno a la contaminación.

Además, Ángel Martín ha afirmado que la proposición tiene por único fin «conseguir subveciones para asociaciones afines. Y lo hacen también en servicios sociales y violencia de género». ES una proposición «populista», una herramienta de la «macrooperación de markentig a favor de las multinaciones de la energía renovable».

Por su parte, Cs ha cuestionado el contendio de la proposición, que no la necesidad de luchar contra el cambio climático, pues considera que intenta suplantar al Ayuntamiento de sus obligaciones, promoviendo equipos de trabajo y decisión política externa. Y también dirigir el consumo de los ciudadanos: ¿Qué hace el Ayuntamiento diciendo a los ciudadanos qué tienen que comer?«, se pregunta Vicente Marañón.

Desde el PP, Carolina Blasco ha critcado el escaso interés que en el medio ambiente ha tenido el PSOE en los pasados cuatro años. «El PSOE solo ha impuesto inversiones en gris», ha afirmado la edil, quien ha justificado su voto en contra de la propuesta afirmando que «no es un no al futuro medioambiental de Burgos sino a la utilización torticera que hace el PSOE de las asociaciones».

El pleno ha acabado con el rechazo a la propuesta, al oponerse PP, Cs y Vox, y bronca. El público asistente ha afecado a los grupos de la oposición su rechazo, a lo que Marañón ha contestado exigiendo al alcalde que el público no amedrentase a los corporativos. El portavoz de Cs ha recordado que no están dispuestos a soportar situaciones como la vivida en el pleno de investidura, cuando entraron escoltados en el Ayuntamiento.