Cruce de acusaciones entre PP y Cs a cuenta de la sala de prensa del Ayuntamiento

Gloria Bañerez y Vicente Marañón durante su comparecencia y Carolina Blasco en la de la Junta de Gobierno/IAC
Gloria Bañerez y Vicente Marañón durante su comparecencia y Carolina Blasco en la de la Junta de Gobierno / IAC

El esperpento se ha instalado en el Consistorio por las horas de utilización de la sala de prensa | Tras la crítica verbal, el PP ha emitido un comunicado, que ha sido respondido por Cs

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

Difícil de explicar lo vivido esta mañana en la sala de prensa del Ayuntamiento de Burgos, y que se ha extendido por la tarde con un cruce de comunicados. El Grupo Municipal de Ciudadanos convocó ayer una rueda de prensa y lo hizo saltándose la ley no escrita de no comparecer en la sala de prensa del Ayuntamiento los jueves antes de las 11:00 horas, cuando, por norma general, ese día se convoca la comparecencia del portavoz del Equipo de Gobierno para dar cuenta de los asuntos tratados en la Junta de Gobierno.

Cs cometió el «delito» de convocar a las 10:30 horas y el Equipo de Gobierno convocó, minutos después, a esa misma hora. La formación naranja optó por modificar la hora de su comparecencia, a las 10:00 horas, para no coincidir con la del Equipo de Gobierno. Si bien, el «pecado» ya estaba hecho porque la rueda de prensa se celebraría antes que la de la Junta de Gobierno.

Hoy ha tenido lugar el choque entre ambas formaciones, cuando la portavoz del Equipo de Gobierno, Carolina Blasco, ha acudido a la sala de prensa a las 10:30 horas y se ha encontrado en la mesa con Gloria Bañeres, portavoz de Cs, y Vicente Marañón, concejal. Su comparecencia, para presentar una proposición que será debatida este viernes en el Pleno, se ha extendido tres minutos sobre las 10:30 horas y Blasco ha decidido marcharse, previo portazo. Casi 20 munutos más tarde (10:50 horas), Blasco ha vuelto a la sala de prensa, donde los periodistas esperaban, a pesar de estar convocados a las 10:30 horas. La portavoz del Equipo de Gobierno se ha mostrado muy molesta por la acción de Cs, la cual ha calificado de «intolerable», por haberse saltado una «tradición» instaurada hace «30 años». Si bien, «por respeto» a los periodistas ha comparecido, a pesar de hacerlo 20 minutos más tarde.

Interviene el alcalde: Decreto

Más allá de un debate estéril que a ningún ciudadano le interesa, el hecho ha tomado cuerpo con la emisión de un decreto de Alcaldía, por el que se «articulan unas normas básicas sobre el uso de los espacios de comunicación que no habían sido necesarias hasta ahora». El documento no viene sino a establecer una prioridad a la hora de convocar a aquellas ruedas de prensa del Equipo de Gobierno.

Por si esto no fuera poco, el PP ha sentido la necesidad de emitir un comunicado para condenar esta acción y lo ha titulado «Ciudadanos impide, por primera vez, una comparecencia institucional en el Ayuntamiento de Burgos». Después de lo vivido previamente parece una broma de mal gusto, pero no, los ‘populares’ se han tomado en serio la afrenta. El comunicado continuaba diciendo: «El Grupo Municipal Ciudadanos ha ocupado la sala de prensa del Consistorio a la misma hora que estaba convocada la habitual comparecencia pública del Gobierno Municipal». Y continúa exigiendo a Cs «que cese en la incomprensible postura obstruccionista y desleal que está protagonizando habitualmente por una posición meramente partidista. Es incomprensible que la señora Bañeres no se preocupe de los asuntos relevantes de la ciudad y, en su lugar, se dedique a «montar circos» y generar problemas en el Ayuntamiento donde nunca existieron».

Cs responde

Por su parte, Cs, que ha tratado de romper con el «derecho de pernada» del alcalde -tal y como han calificado esta norma que trata de imponer-, ha respondido al comunicado y al PP pidiendo dos cosas, «que se centre en trabajar por la ciudad y que no mienta ni invente situaciones que nunca han existido».

Además, la portavoz de la formación naranja ha expresado su deseo de «cambio» y ha anunciado que tomará las medidas oportunas para solicitar la anulación del citado decreto de Alcaldía y la creación de un reglamento de utilización de la sala de prensa del Ayuntamiento de Burgos. Bañeres ha anunciado que «no van a poder callar la voz de los burgaleses ni de sus representantes con tácticas que no son propias de una democracia madura y avanzada. Los concejales del PP y su alcalde han de entender que hay que dejar trabajar a los grupos que hemos venido a hacerlo», ha sentenciado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos