Fomento busca resolver la «chapuza» de la Casa del Cubo renunciando a 20 garajes

Edificio en el que se encuentra el Albergue de Peregrinos /BC
Edificio en el que se encuentra el Albergue de Peregrinos / BC

El concejal Raúl Salinero critica la actuación del Ayuntamiento en la rehabilitación del edificio que acoge ahora el Albergue de Peregrinos

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

En el Consejo de la Gerencia de Fomento se debatirá mañana una propuesta para dar solución definitiva a un conflicto que colea desde hace una década, cuando el Ayuntamiento de Burgos rehabilitó la Casa del Cubo para convertirla en Albergue Municipal de Peregrinos. El Consistorio está dispuesto a renunciar a patrimonio que debería ser de su propiedad tras otro «fallo multiorgánico» municipal, en palabras del concejal no adscrito Raúl Salinero.

Los hechos se remontan a 2005, cuando se puso en marcha el proyecto, que suponía actuar en las casas de los Cubo y Lerma para levantar un albergue de peregrinos y una promoción de viviendas de protección oficial. El proyecto se adjudicó a Copsa por 4.259.000 euros. El Ayuntamiento financiaba el 75% del coste y, el 25% restante, lo asumía la empresa que se quedaba con la gestión de las viviendas. Además, Copsa ofreció como mejoras la entrega de un local, un trastero y cuatro plazas de garaje, que se suman a las 27 que le correspondían al Ayuntamiento por ubicarse bajo el futuro albergue.

Sin embargo, el proyecto fue encadenando errores, ha asegurado Salinero, hasta tal punto que solo se construyeron dos plazas de aparcamiento bajo las viviendas (insuficientes) pero sí las 27 previstas bajo el albergue. Cuando el Ayuntamiento recepcionó la obra, en junio de 2008, asumió como propios los errores cometidos por la empresa, ha insistido el concejal, pues era esta la encargada de redactar el proyecto, hacer la reparcelación, dirigir la obra y ejecutarla.

De 20 a 7

Una decisión que, al final, pagará cara el Consistorio. La Justicia ya le dijo en 2012 que, habiendo asumido esa responsabilidad, no había muchas alternativas para paliar la falta de plazas de aparcamiento reservadas a las vivienda. Ahora, años más tarde, la propuesta que se debatirá mañana en Fomento pasa por entregar 20 de las 27 plazas que le correspondían al Ayuntamiento a los vecinos, quedándose el Consistorio únicamente con 7. Y de la oferta realizada por Copsa, y valorada en 259.000 euros, únicamente un local.

Es una solución «chapucera», a juicio de Raúl Salinero, quien pedirá mañana responsabilidades al Partido Popular. El concejal insiste en que, de llevarse a cabo esta solución, el local debería estar destinado a una entidad local del barrio y las siete plazas de aparcamiento, reservadas a personas con movilidad reducida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos