Los hosteleros temen que la ordenanza de terrazas provoque la pérdida de más de 875 empleos

Terrazas en la plaza de Alonso Martínez/Gabriel de la Iglesia
Terrazas en la plaza de Alonso Martínez / Gabriel de la Iglesia

Los empresarios aseguran que la normativa que se pretende aprobar en Burgos es «injustificadamente restrictiva y significadamente punitiva» | Hablan de 3.900 mesas menos en las calles

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

Cerca de cuarenta hosteleros burgaleses se han reunido estos últimos días en la Federación de Empresarios de Hostelería «preocupados y alarmados por las graves consecuencias que para el sector supondría la entrada en vigor de la nueva ordenanza de terrazas». La ordenanza fue aprobada por el Ayuntamiento de Burgos el pasado 16 de noviembre.

Los empresarios burgaleses han lamentado que «en ningún momento se ha contado con la Federación de Hostelería» a la hora de elaborar esta normativa, que consideran «injustificadamente restrictiva y significadamente punitiva».

A su juicio, del texto de la ordenanza «se desprende que el Ayuntamiento considera las terrazas como un obstáculo vial y no como lo que son, fuente de atracción turística y fuente de reunión de la ciudadanía». Por ello, creen que el propio Consistorio debería promocionar las terrazas y no «aplicar criterios que cercenen su instalación».

Más información

Asimismo, aseguran que «el cúmulo de limitaciones, prohibiciones, condicionantes y obligaciones injustificadas y el alto coste económico de su aplicación estricta no compensará en muchos casos al empresario». De hecho, los hosteleros que participaron en la reunión cifran, tras unos cálculos iniciales, la desaparición de casi 3.900 mesas de terraza y más de 875 puestos de empleo si se da luz verde de manera definitiva a esta norma.

Por ello, desde la Federación consideran que «si bien debe ser prioritario y prevalecer el derecho del peatón y el ciudadano de hacer uso de la vía pública y tener en cuenta a los colectivos afectados por algún tipo de minusvalía, esta sensibilidad debe de ser compatible e ir de la mano con las crecientes demandas de los burgaleses y de quien nos visitan, solicitando y disfrutando de las terrazas de hostelería, que a su vez generan y potencian el empleo, la economía, el turismo y en definitiva a la ciudad de Burgos».