Lacalle confía en aprobar una modificación presupuestaria «en marzo» ante la ausencia de cuentas para 2019

Javier Lacalle durante una sesión plenaria. /GIT
Javier Lacalle durante una sesión plenaria. / GIT

El alcalde firmará la prórroga del presupuesto de 2018 -que ya estaba prorrogado desde 2017- en los próximos días

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Burgos no tendrá presupuesto específico para 2019. Así se venía barruntando desde hace meses y así se ha confirmado en las últimas semanas, en las que el equipo de Gobierno ha tirado definitivamente la toalla en este sentido. De hecho, el propio alcalde, Javier Lacalle, ha asegurado hoy que a lo largo de los próximos días se firmará el decreto de prórroga del presupuesto de 2018, que a su vez era una prórroga de las cuentas de 2017.

Esta situación, que no deja de ser anómala tanto en el fondo como en la forma, tendrá repercusiones en el devenir municipal de los próximos meses. Y es que, más allá de las necesidades que puedan haberse generado desde que se aprobaran las cuentas de 2017, la falta de presupuesto específico deja en el aire, entre otras cuestiones, muchas de las subvenciones que otorga cada año el Ayuntamiento.

Por eso, el equipo de Gobierno volverá a apostar por promover una modificación presupuestaria que permita cumplir con estas exigencias. A este respecto, el propio Lacalle ha insistido en que todavía no se ha comenzado a trabajar en el documento, toda vez que los servicios económicos aún no han informado sobre las partidas que quedarán exentas de prórroga. A partir de ahí, y con el resultado de la liquidación de 2018 sobre la mesa, se comenzará a trabajar en la modificación, que se pretende elevar a debate plenario en marzo o, como muy tarde, en abril. Ese es, de hecho, el único margen con el que cuenta el equipo de Gobierno, toda vez que las elecciones locales se celebrarán en mayo.

Necesario acuerdo

Eso sí, dicha modificación exigirá del acuerdo entre, al menos, parte de los grupos de la oposición, siguiendo así el ejemplo de la modificación aprobada en 2018, que salió adelante gracias al apoyo del PSOE. En este sentido, el portavoz de los socialistas, Daniel de la Rosa, asegura que su grupo se sentará a negociar el documento.

«Dado que el alcalde ha decidido no tener presupuesto para este año, los socialistas apoyaremos la continuidad de las cuentas» para dar cobertura a la necesidad de los diferentes colectivos sociales que están esperando las subvenciones. Eso sí, los socialistas no entregarán un cheque en blanco al equipo de Gobierno, ni mucho menos. «Somos conscientes de las limitaciones presupuestarias y del momento de la legislatura, pero no vamos a apoyar ninguna inversión a mayores que no compartamos», asegura De la Rosa. Lejos de ello, añade, «plantearemos nuestras exigencias. Si se aceptan, la modificación saldrá adelante, si no, no».