Lacalle propone bajar el IBI y el ICIO a los edificios energéticamente eficientes

Lacalle, en el centro, coloca el distintivo de casa pasiva junto a Adelina Uriarte y Bruno Gutiérrez./CC
Lacalle, en el centro, coloca el distintivo de casa pasiva junto a Adelina Uriarte y Bruno Gutiérrez. / CC

El alcalde solicitará al Pleno la aprobación de una bonificación del 80% en el recargo sobre Construcciones, Instalaciones y Obras y un 50% en el caso del de Bienes Inmuebles

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

El alcalde de Burgos, Javier Lacalle, propondrá al Pleno del Ayuntamiento la bajada del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) y del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) a los edificios energéticamente eficientes, tambien conocidos como pasivos o de consumo casi nulo.

En la inauguración del primer inmueble de viviendas con certificación 'Passivhaus' de la capital, el regidor ha indicado que la bonificación que pedirá para el ICIO será del 80% y para el IBI del 50%. «Se trata de una apuesta importante, ambiciosa y fundamental. Si estamos pidiendo que el modelo de la ciudad cada vez siga los estándares de eficiencia energéticos, creo que las administraciones deben de ser responsables a la hora de establecer incentivos», ha añadido.

Si todo marcha como ha previsto Lacalle, este tema se tratará antes de que finalice el mandato y los vecinos podrían beneficiarse del descuento del ICIO «a lo largo del 2019» y del IBI en el devengo del 1 de enero de 2020. «Las viviendas 'Passivhaus' no son el futuro, son el presente. Avanzar en eficiencia energética es fundamental», ha ratificado.

Primer edificio de viviendas 'Passivhaus' de Burgos

Un bloque de cuatro viviendas de la calle Tahonas es el primer edificio residencial de Burgos con la certificación 'Passivhaus'. La ciudad del Arlanzón ya tenía inmuebles energéticamente eficientes, pero eran naves industriales o locales universitarios, ha comentado Lacalle.

Las principales características que hacen al inmueble especial son la ausencia total de puentes térmicos, el uso de carpinterías y vidrios de altas prestaciones, una ventilación mecánica y con un recuperador de calor y un cuidado esmerado en las envolventes y el hermetismo, según ha explicado el arquitecto, Bruno Gutiérrez, que ha estado acompañado en la presentación por el alcalde y la Plataforma de Edificación Passivhaus (PEP), Adelina Uriarte.

Asimismo, el primer edil ha adelantado que el Consistorio elaborará un estudio para analizar las deficiencias energéticas de los edificios municipales. «Junto a la Universidad de Burgos (UBU), que tiene medios para hacer este trabajo, buscaremos las pérdidas de calor que pueden tener los inmuebles del Ayuntamiento», ha ratificado.

 

Fotos

Vídeos