Martín: «Hoy por hoy somos tres grupos desunidos, ni siquiera somos un bloque de centroderecha»

De la Rosa y Martín se han reunido esta mañana en Alcaldía/César Ceinos
De la Rosa y Martín se han reunido esta mañana en Alcaldía / César Ceinos

Ángel Martín se reúne con el alcalde Daniel de la Rosa insistiendo en que el papel de Vox es el de la oposición y dispuestos a trabajar por Burgos

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

«Tenemos claro que estamos en la oposición». Ángel Martín no se cansa de repetir este mensaje, cual mantra, frente a los envites de PP y Cs, dispuestos a plantear una moción de censura en el Ayuntamiento de Burgos, aunque no de manera inmediata. Y es así porque, recuerda el portavoz de Vox, de momento nada ha cambiado en las relaciones con 'populares' y 'naranjas'. De hecho, hablar de moción de censura sin contar con ellos es volver a caer en el «error» que favoreció la investidura del socialista Daniel de la Rosa.

Así lo ha recordado Martín esta mañana, tras la reunión instituiconal mantenida con el alcalde, en la que «se han entendido perfectamente». El representante de Vox valora el «espíritu de colaboración» del PSOE, y como también ha indicado De la Rosa, aunque ambos partidos están en las «antípodas idelógicas», PSOE y Vox pueden encontrar puntos de coincidencia en asuntos de interés para mejorar la vida de la ciudad.

Más información

«Para todo lo que sea beneficioso para la ciudad, tendremos que llegar a acuerdos», apunta Martín, como también tendrá que haberlos con PP y Cs, pues la oposición tiene mayoría en el pleno, ha insistido, y a través de ahí se puede influir en el gobierno municipal. Sin embargo, la situación está tensa entre el bloque de centroderecha, pues todavía no ha habido ningún contacto tras el pleno de constitución.

Además, Ángel Martín asegura que «hoy por hoy somos tres grupos desunidos, ni siquiera somos bloque», y lo primero que habría que hacer es sentarse hablar, las tres formaciones, en igualdad de condiciones y con respecto muto, ha explicado. «Hay que decidir entre los tres, pero sin líneas rojas» porque, de lo contrario, los acuerdo serán muy difíciles, por no decir imposibles.

«Nadie está más decontento que Vox» con un gobierno de izquierdas, pero PP y Cs han ido comentiendo «error tras error». El mayor bloqueo lo planteó la formación naranja, que «marcó líneas rojas inasumibles». sin embargo, el PP también ha cometido errores, como anunciar una moción de censura sin ni siquiera hablar con Vox, cuyos votos son determinantes.

Martín ha vuelto a recordar que «quienes nos sitúan en un gobierno son los votantes, y con un peso específico». Vox no pide nada, sino que plantea lo que le corresponde con esos 6.500 votos y los dos ediles, y esa debe ser la base de cualquier acuerdo. Ni PP ni Cs pueden dar nada por sentado, ni preacordar candidatos o distribución de gobierno sin hablar con la formación de Abascal, ha insistido.