Cs pide centrar la nueva ordenanza de movilidad en la seguridad, el transporte público y la ecología

La convivencia entre bicicletas y otros medios de transporte genera conflictos/JAQ
La convivencia entre bicicletas y otros medios de transporte genera conflictos / JAQ

La formación considera que la ordenanza debe plantear un tratamiento especial para los peatones

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

El concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Burgos, Vicente Marañón, ha presentado hoy en rueda de prensa las nuevas aportaciones de su grupo a la que debe de ser la nueva Ordenanza Municipal de Circulación, Movilidad y Transporte. Unas aportaciones que se basan, fundamentalmente, en dotar de mayor protagonismo al peatón y en incidir en la seguridad y el medio ambiente.

En este sentido, Marañón ha asegurado que, desde el punto de vista de su grupo, la ordenanza ha de ser construida en torno al peatón y no en torno a la bicicleta, que «ha de obtener su espacio a través de vías específicas y seguras», al tiempo que ha añadido que el transporte público debería reconfigurarse para tomar al ciudadano en movimiento como el epicentro de su actividad y planificación.

Dentro de las propuestas concretas presentadas por Marañón cabe destacar las relacionadas con la seguridad y con el medio ambiente. En concreto, el concejal de Ciudadanos, ha propuesto que la regulación del tráfico por aquellas otras personas que no sean policías solo debe de producirse de manera excepcional y extraordinaria «para que no se produzcan potenciales focos de riesgo a través de casos como las patrullas escolares». En ese sentido, también, ha planteado la posibilidad de que se dé un tratamiento específico a los centros educativos de la ciudad y ha propuesto que cualquier obra de construcción, ampliación o reforma de estos centros implique la creación de una zona de aparcamiento seguro para la llegada y salida de los niños que llegan en autobús.

Dentro de los aspectos relacionados con las bicicletas, Marañón ha planteado incluir como excepción a la prohibición general de circulación de las bicicletas por las zonas peatonales a aquellas de pequeño tamaño que estén conducidas por niños. Además, también ha pedido que los ciclistas no puedan cruzar los pasos montados en su vehículo salvo que lo hagan a una velocidad peatonal.

En las propuestas relacionadas con el transporte público, Marañón ha hecho referencia a la necesidad de eliminar las referencias a Bicibur en el texto de la ordenanza al entender que «con la actual tendencia y es necesario usar una terminología más generalista que no excluya a nuevos operadores en el mercado».

Además, el concejal de Ciudadanos ha hecho referencia a los autobuses urbanos para los que ha pedido espacios apartados, protegidos y colindantes con la acera para que no entorpezcan el tráfico y sirvan para realizar embarques y desembarques seguros. Autobuses en los que Marañón ha pedido un espacio reservado para los ciclistas y sus bicicletas «sin que éstas deban ser plegadas». Para terminar con el sistema público de transporte prioritario en Burgos, el miembro del Grupo Municipal de Ciudadanos ha propuesto que para proporcionar mayor seguridad a los viajeros, y a partir de las 23 horas, éstos puedan solicitar paradas en puntos intermedios con el fin de aumentar así la seguridad ciudadana.

Por último, Marañón ha hecho referencia a la necesidad de que los cortes y restricciones en el tráfico «sean planificados e informados, siendo previamente autorizados por la policía local en todo caso», a la necesidad de que «el texto de la ordenanza sea más taxativo en cuanto a los recorridos alternativos, impidiendo la entrada del tráfico pesado en las calles de la ciudad» y ha hecho un guiño al uso de los vehículos híbridos y eléctricos para los que ha solicitado bien una exención, bien una reducción «sustancial» en la zona ORA a la que deberían de sumarse puntos de carga para estos automóviles.

Dejadez del equipo de Gobierno

Con todo, MArañón, que ya ha enviado estas propuestas a la responsable política del desarrollo de la ordenanza, ha criticado «la dejadez del equipo de Gobierno, que durante prácticamente dos años ha implicado a personal clave del Ayuntamiento sin conseguir propiciar consenso alguno con el resto de grupos municipales». «La señora Conde, lejos de programar un calendario ágil en el que los representantes políticos se pudieran implicar ha consumido más de la mitad de la legislatura en elaborar un borrador» ha añadido Marañón, que se ha mostrado preocupado por la «amenaza» de que se llegue a las próximas elecciones sin la ordenanza aprobada.

Para el concejal de Cs «esta ordenanza es una herramienta esencial para la ordenación y articulación de la movilidad en la ciudad y se está haciendo de espaldas al Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), en lugar de aprovechar su coincidencia en el tiempo, lo que traerá disfunciones entre ambos textos debido a la falta de comunicación existente entre los concejales del Partido Popular».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos