El PP plantea sacar un nuevo contrato para acabar con las «disfunciones» del arrastre de horas en ayuda a domicilio

Imagen de archivo de una auxiliar de Ayuda a Domicilio de Castilla y León/Henar Sastre|El Norte
Imagen de archivo de una auxiliar de Ayuda a Domicilio de Castilla y León / Henar Sastre|El Norte

Gema Conde insiste en que se pierden horas, las auxiliares no completan la jornada de 35 horas semanales y el precio del servicio es superior

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El Equipo de Gobierno del Partido Popular propondrá, en la próxima reunión del Consejo de la Gerencia de Servicios Sociales, no prorrogar el contrato actual con Valoriza para la prestación del servicio de Ayuda a Domicilio, que finaliza el próximo mayo. La intención es poner fin a las «disfuciones» que ocasionan las condiciones actuales del contrato, «impuestas» por la oposición, ha recordado la concejal de Servicios Sociales, Gema Conde.

Una vez más, Conde ha afirmado que se pierden horas y las auxiliares de Ayuda a Domicilio no completan su jornada laboral de 35 horas semanales, una vez se aplica el «arrastre cero» de horas. Es decir, si una auxiliar no puede realizar su servicio en un domicilio por ausencia del usuario (porque está ingresado, ha acudido al médico o similar), esas horas no se recuperan, insiste Conde, «generando un perjuicio para los usuarios».

Más información

La edil insiste en que las auxiliares de Burgos disfrutan de mejores condiciones laborales que sus compañeras de Castilla y León, pues es el único caso con 35 horas semanales y «en la mayor de los casos no las cumplen». «Se pierden horas por el arrestre cero», reitera Gema Conde, a cargo de los impuestos de los burgaleses, pues el Ayuntamiento acaba pagando un precio/hora más elevado.

De ahí que, el PP opte por no prorrogar el contrato con Valoriza, que finaliza en mayo pero que tiene opción a dos prórrogas consecutivas de un año cada una, y se vuelva a licitar para revisar la condición de arrastre cero. Conde recuerda que se incluyó por «imposición» de la oposición y en contra del criterio técnico, que planteaba un arrastre de horas de un mes, es decir, que durante un mes se pudiesen recuperar las horas que no se han prestado por ausencia del usuario.

«Los concejales de la oposición no han ejercido de concejales sino de representantes sindicales», ha lamentado Conde, quien ha vuelto a pedir «sensatez y pudor», criticando especialmente al PSOE, pues lleva en sus listas al Ayuntamiento a la presidenta del comité de empresa de Ayuda a Domicilio. «La gestión del comité de empresa ha sido de diez, pero a los concejales les pongo un cero porque aquí estamos para defender los intereses del Ayuntamiento», ha remarcado.

Ajuste de tarifas

El Equipo de Gobierno no solo va a promover un nuevo contrato para el servicio de Ayuda a Domicilio, sino que también planteará una modificación de la ordenanza reguladora de precios para ajustar las tarifas y que las rentas medias no se vean perjudicadas.

En estos momentos, se ha detectado que los usuarios con rentas entre 800 y 1.200 euros están renunciando al servicio porque no les es rentable, mientras se quedan los que tienen rentas más bajas y o más altas. El objetivo, según ha explicado Conde, es revisar los indicadores económicos para que la renta media no penalice, sin razón alguna, a los usuarios y todos puedan beneficiarse del servicio.

Las aportaciones de los usuarios en 2018 fueron 596.422 euros.

A juicio de Conde, es necesario revisar el contrato no solo para acabar con estas «disfunciones» sino también porque las cuantías actuales no cubren el servicio. De hecho, en 2018 se destinaron 2,8 millones de euros, 473.000 euros a mayores de lo presupuestado, entre otras razones, por un incremento en el número de solicitudes. Al finalizar el año se contaba con 1.100 usuarios en activo y, a lo largo de 2018, se han incrementado en 310 los expedientes de solicitud activos.

Se registraron 825 nuevas solicitudes, un 27% más que en el año anterior, de las cuales se acabaron aprobando 490. Se denegaron 16, por incumplimiento de requisitos, y otras 319 se cancelaron antes de resolverse, ha apuntado Conde, recordando que no existe lista de espera en este servicio.

Sobreenvejecimiento

El mayor número de altas se ha registrado en los CEAS de Gamonal Antigua, Capiscol y San Pedro y San Felices, detectánadose que las zonas tradicionalmente jóvenes de la ciudad ya no lo son tanto. Donde más usuarios se concentran es en Gamonal Antigua y Vadillos. El 89,43% de los usuarios, 1.690, son personas mayores, muchos de ellos con edades superiores a los 80 años.

Gema Conde muestra la preocupación del Ayuntamiento por el sobreenvejecimiento que registra este servicio, lo mismo que el de comida y lavandería a domicilio. en este caso, el 88,6% de los usuarios, 326, son personas mayores. Y de ellos, el 68,20% tienen más de 80 años y un 20,38% supera los 90 años.

En comida y lavadería a domicilio también se está detectando un incremento en el número de solicitudes, con una subida el 65%, y 270 usuarios activos al finalizar al año. En 2018 se sumistraron 70.155 comidas y el servicio tiene un coste de 390.837 euros, de los que 134.642 aportan los usuarios. Se atendió a 368 usuarios, sin que haya lista de espera, ha apuntado Gema Conde.