El Pleno rechaza condenar los escraches a Cs en la investidura de Burgos y la fiesta del Orgullo en Madrid

Marañón fue recibido entre abucheos. /Ricardo Ordóñez / ICAL
Marañón fue recibido entre abucheos. / Ricardo Ordóñez / ICAL

El voto de calidad del alcalde ha sido determinante para que el Pleno rechazara las dos propuestas de Ciudadanos, que han generado un bronco debate | Marañón culpa al PSOE de promover la «violencia e intimidación» que sufrió antes del Pleno de investidura

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Los votos en contra de PSOE y Podemos y la ausencia de César Rico en la bancada del PP han impedido hoy que el Pleno condenara los escraches sufridos por Ciudadanos en la sesión de investidura del Ayuntamiento de Burgos y en la fiesta del Orgullo en Madrid.

Así lo ha solicitado formalmente Ciudadanos, que ha presentado sendas propuestas al Pleno para forzar al resto de grupos políticos a que condenaran la «violencia» y el «acoso» sufrido por la formación naranja en ambas jornadas. Sin embargo, Cs 'solo' ha encontrado el apoyo sin fisuras de PP y VOX, mientras POSE y Podemos han rechazado sumarse a esa condena. Ante la ausencia del concejal César Rico, ambos bloques se han equilibrado en 13 miembros y el voto de calidad del alcalde, Daniel de la Rosa, ha servido para que la propuesta fuera rechazada.

Como era de esperar, el debate ha sido bronco y ha estado plagado de reproches. Quizá, los más agrios han sido los efectuados por el propio Vicente Marañón, portavoz de Ciudadanos en Burgos y víctima del escrache del Pleno de investidura. Y es que, según ha relatado, la policía tuvo que escoltarle al interior de la Casa Consistorial para protegerle de una «turba que se manifestaba ilegalmente» y que «estaba debidamente agitada» por parte de la izquierda.

En este sentido, Marañón ha señalado directamente al PSOE como promotor de ese escrache. Una acusación que el alcalde, Daniel de la Rosa, no ha tardado en rechazar de plano. Es más, el concejal socialista David Jurado ha instado a Ciudadanos a acudir a los tribunales si efectivamente considera que hubo agresiones.

El problema, ha insistido Jurado, es que no hubo tales agresiones. «Ustedes no pretenden condenar la violencia de verdad. Su verdadera intención es retorcer la realidad, remover y enfrentar», ha subrayado Jurado ante un Marañón visiblemente enfadado con la bancada de enfrente, en la que Podemos ha reafirmado los argumentos socialistas.

A este respecto, el propio Marañón ha exigido al alcalde que retire de su despacho una fotografía de esa misma jornada en la que muchos de los que participaron en el escrache aparecen celebrando la investidura del alcalde socialista. Una exigencia que De la Rosa ha aceptado a pesar de no apoyar las propuestas de Ciudadanos.

Por su parte, tanto PP como VOX han cerrado filas con la formación naranja, lamentando que el PSOE y Podemos no hayan hecho lo propio. «La izquierda no acepta la democracia» ha señalado Ángel Martín, de VOX, una idea compartida por Javier Lacalle, que ha lamentado que «los insultos siempre sean asumibles cuando son a personas de centroderecha».