PSOE y Ciudadanos sacan adelante su acuerdo para el incremento de las retribuciones

Los concejales de CIudadanos y del PSOE han dado luz verde al incremento de sueldos. /GIT
Los concejales de CIudadanos y del PSOE han dado luz verde al incremento de sueldos. / GIT

Finalmente, Podemos, PP y VOX se han desvinuclado del acuerdo que alcanzaron ayer ambos grupos | A última hora, Ciudadanos ha decidido renunciar a la equiparación del salario de su portavoz con las retribuciones de la Diputación y el propio Marañón ha renunciado a su dedicación exclusiva

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Al final ha habido acuerdo, aunque no consenso. De hecho, lo que ha habido es bronca. Otra más. Los votos del PSOE y de Ciudadanos han servido hoy para dar luz verde a las nuevas retribuciones de los corporativos municipales, un debate que se ha prolongado durante varias semanas y que ha generado numerosas discrepancias y fricciones entre los grupos municipales.

Prueba de ello ha sido el simple hecho de que la propuesta elevada a debate plenario, basada en el acuerdo alcanzado ayer in extremis por PSOE y Ciudadanos, se ha encontrado con hasta tres enmiendas nada más ponerse sobre la mesa, dos de ellas elevadas, por cierto, por los propios grupos de PSOE y Ciudadanos. La tercera ha sido planteada por Podemos, que básicamente ha renunciado al complemento por la Portavocía del grupo que le correspondía en función de este último acuerdo.

Por su parte, Ciudadanos ha renunciado a última hora a la equiparación de las retribuciones de su portavoz con los del portavoz de su grupo en la Diputación y a la dedicación exclusiva de Marañón, dos de los puntos del acuerdo que mayores conflictos ha generado en las últimas semanas.

Críticas del PP

Sin embargo, y a pesar de que el acuerdo ha salido adelante con estas puntualizaciones -unidas a la renuncia del alcalde, Daniel de la Rosa, a subirse el sueldo-, lo cierto es que el debate ha sido bronco y ha estado plagado de reproches cruzados. Especialmente crítica ha sido la postura del PP, que ayer se desmarcaba, criticando a PSOE y Ciudadanos por romper el consenso que se pretendía construir.

En este sentido, la concejala Carolina Blasco ha calificado de «vergüenza» el texto, acusando al equipo de Gobierno de promover «un acuerdo envuelto en consenso que era una imposición» y que implica un incremento muy significativo de las retribuciones de varios de los concejales del Ejecutivo, como la vicealcaldesa, Nuria Barrio. «Hemos sido leales. Si había consenso, nos sumábamos» al acuerdo, pero no ha sido así, ha subrayado. Es más, a su juicio, el acuerdo «es ilegal» en la forma.

Más información

En la misma línea se ha expresado Ángel Martín, portavoz de VOX, para quien todo este capítulo ha sido un «esperpento» al que el equipo de Gobierno no ha puesto coto como debía.

Muy diferente es el relato de los hechos realizado por el PSOE, para quien todo este «bochorno» es consecuencia de la actitud de los tres grupos de la derecha, que han tumbado por tres veces sus propias propuestas. En este sentido, Barrio ha reiterado que la primera vez que se debatió en Pleno, hubo un error por parte del departamento de Personal, y así lo atestigua un informe del propio secretario. En la segunda ocasión, en la que se planteaba no tocar las retribuciones hasta analizar con detenimiento la situación, el acuerdo fue tumbado por la oposición. Y el tercer acuerdo, suscrito el pasado lunes en la Junta de Portavoces, también fue rechazado días después en la comisión de Personal por los mismos grupos. «El pitorreo lo han organizado ustedes», les ha espetado Barrio a los 'populares'.

Sea como fuere, el acuerdo en torno al incremento de retribuciones ha salido adelante. Eso sí, en total, el Consistorio sólo tendrá 3,75 dedicaciones exclusivas, después de las renuncias de Ciudadanos, cuyo portavoz ha lamentado el «aquelarre autodestructivo» en el que se ha sumido la Corporación en este tema. Y es que, a su juicio, el «populismo» ha acabado ganando la batalla, y el supuesto ahorro que se prevé generar respecto a las primeras posiciones de su grupo «va a salir muy caro a la ciudad».