El PSOE exige que se apruebe el Reglamento de Participación Ciudadana en el Pleno del 15 de marzo

Ayuntamiento de Burgos. /
Ayuntamiento de Burgos.

El grupo socialista reprocha a los populares que el borrador haya permanecido durante varios meses 'olvidado'

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

Blanca Carpintero, concejala socialista en el Ayuntamiento de Burgos, acusa al concejal popular de Participación Ciudadana de meter el Reglamento de Participación Ciudadana en un cajón, desde el pasado mes de septiembre que se presentó la propuesta, y no dar absolutamente ningún paso para la aprobación del mismo. Por ello instan a Javier Lacalle a que introduzca la aprobación inicial de este reglamento en el orden del día del próximo Pleno, previsto para el 15 de marzo.

«Nosotros elaboramos un borrador de Reglamento con la esperanza de que éste pudiera ser aprobado antes de finalizar la legislatura. Sin embargo, el concejal responsable, José Antonio Antón, no ha hecho absolutamente nada para impulsar su aprobación. Estamos a mediados de febrero y, a pesar de que le dimos el trabajo hecho, se ha mostrado totalmente inoperante y desinteresado», apuntaba Carpintero, quien añadía que «el no sometimiento del Reglamento a su aprobación inicial por parte del Pleno ha impedido hasta ahora abrir el plazo de alegaciones con las que colectivos y vecinos podrían hacer aún más aportaciones al reglamento para su mejora»

La socialista recuerda que, previamente a la aprobación del borrador que propuso el PSOE en la comisión de participación, los socialistas ya introdujeron muchas de las propuestas que recibieron de diferentes colectivos vecinales.

Los socialistas exigen al alcalde Burgos que se recoge en el pleno de marzo la aprobación inicial de este reglamento y al concejal delegado de Participación la convocatoria previa de la comisión de participación ciudadana para poder dictaminarlo. «Es la única opción para que pueda ser aprobado definitivamente antes de que concluya el actual mandato municipal, de no aprobarse inicialmente en el Pleno de marzo, no daría tiempo teniendo en cuenta que debiéramos establecer un periodo no inferior a dos meses para que se puedan presentar alegaciones».

De no incluirse, los socialistas adelantan que no contribuirán a que la aprobación se dilate innecesariamente, por lo que registrarían la petición de que se retire su propuesta de borrador con el compromiso de aprobarlo al inicio del próximo mandato municipal de gobernar el Ayuntamiento de Burgos después del 26 de mayo