PSOE y Cs empezarán a trabajar en un posible pacto de investidura la próxima semana

Daniel de la Rosa ha coincidido con Francisco Igea, que ha acudido al acto académico de la UBU con Gloria Bañeres/IAC
Daniel de la Rosa ha coincidido con Francisco Igea, que ha acudido al acto académico de la UBU con Gloria Bañeres / IAC

Los socialistas se han dirigido 'oficialmente' a Ciudadanos para abrir negociaciones de cara a la constitución del nuevo Gobierno municipal | Vox exige entrar en los gobiernos municipales, pero no es una «línea roja»

PATRICIA CARRO y ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

Empiezan los movimientos políticos. Cinco días después de las elecciones municipales, y tras innumerables comentarios de toda índole, los partidos políticos empiezan a mover ficha para la conformación del nuevo gobierno municipal del Ayuntamiento de Burgos. Y, oficialmente, la primera inicativa conocida le corresponde al PSOE, que buscará un acuerdo con Cs para la investidura de Daniel de la Rosa como alcalde.

Daniel de la Rosa, David Jurado, Vicente Marañón y Lorenzo Rodríguez se encontraron para empezar a hablar de lo que puede ser la constitución del gobierno municipal y provincial, aunque con la única intención de avanzar el trabajo. Deberá de ser el comité de pactos de Cs quien marque la línea a seguir en Burgos y el PSOE tendrá que negociar con él la posibilidad de facilitar la Alcaldía a De la Rosa, pero ambas formaciones quieren adelantar todo lo que implicaría.

En un comunicado, el PSOE de Burgos ha anunciado que ha trasladado «oficialmente» a Ciudadanos «su deseo de iniciar negociaciones formales entre ambas formaciones con el objetivo de alcanzar un acuerdo para propiciar un cambio de gobierno en el Ayuntamiento de Burgos». De este modo, De la Rosa toma la iniciativa como «primera fuerza política», pues recordemos que el PSOE ganó las elecciones en Burgos y obtuvo once concejales, frente a los siete del Partido Popular.

«Estamos al inicio del periodo de negociaciones. Estoy convencido de que el escenario del cambio es inevitable» daniel de la rosa

La intención de los socialistas pasa por sentarse a negociar y cerrar un acuerdo antes del 15 de junio, fecha del Pleno de constitución de la corporación municipal, en el que también se elegirá al nuevo alcalde de Burgos. La petición de los socialistas parece que ha sido bien acogida por Ciudadanos, formación que está dispuesta a sentarse a negociar, iniciando los contactos «a lo largo de la próxima semana».

Tanto PSOE como Cs ya habían mostrado su interés por negociar, sin líneas rojas en el caso de Ciudadanos. Y será el Comité de Pactos, creado para la ocasión, el que se encargue de la negociación con el PSOE, para conseguir el apoyo (de algún modo) de los cinco concejales de Cs. Cs parece más partidario de un acuerdo con el Partido Popular, en los nuevos escenarios políticos nacionales, si bien es cierto que en Burgos el PSOE es claramente la primera fuerza política con once concejales.

En caso de acuerdo, la investidura de De la Rosa como alcalde sería posible con un apoyo expreso de Cs, que sumado a los votos de los dos concejales de Podemos (que ya han manifestado su apoyo al PSOE), alcanzaría los 18 votos, muy por encima de la mayoría absoluta de 14. Pero también con una abstención, pues el PP no tiene ninguna opción de gobernar sin Cs, y los 11 de los socialistas serían suficiente para un gobierno en minoría.

Lacalle no se queda atrás

Por su parte, el alcalde en funciones, Javier Lacalle, ha aprovechado la presencia de medios en el acto de investidura de Juan José Laborda como Doctor Honoris Causa de la Universidad de Burgos, para asegurar que «el PSOE no ha hecho nada nuevo que no hayamos hecho nosotros».

Además, Lacalle ha dejado claro que más allá de conversaciones en el ámbito local, «todo está a expensas de los comités que se han constituido a nivel nacional y autonómico». Y ha reconocido que «con Vox hay muy buena disposición para conformar ese gobierno de centro derecha».

Javier Lacalle conversa por teléfono tras la finalización del acto en la Universidad de Burgos
Javier Lacalle conversa por teléfono tras la finalización del acto en la Universidad de Burgos / IAC

Vox pone sus condiciones

Mientras, Vox va marcando sus condiciones para negociar pactos electorales en municipios y comunidades autónomas, en las que la representación conseguida en los pasados comicios es clave para la conformación de gobiernos. El Comité Ejecutivo Nacional ha acordado que Vox exija en las negociaciones entrar en los gobiernos, aunque la única «línea roja» es sentarse a negociar.

Y llegar a acuerdos que eviten gobiernos de izquierdas. En aquellas ciudades o regiones en las que su representación sea lo suficientemente destacada, exigirán entrar en gobierno. Y en otras, como sería el caso de Burgos, lo único que reclaman es que el PP se siente a negociar, sin descartar apoyos para la investidura y acuerdos programáticos puntuales, han explicado hoy.