Salinero critica el trato «privilegiado» que el Ayuntamiento dispensa a Ferrovial

La Estación/BurgosConecta
La Estación / BurgosConecta

Se ha aceptado la reclamación de los intereses por la demora en el pago de las certificaciones de obra de la antigua estación pese al retraso en la finalización de los trabajos

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El concejal no adscrito Raúl Salinero denuncia, una vez más, el trato «privilegiado» que recibe Ferrovial, responsable de la remodelación de la antigua estación. En este caso, Salinero ha critidado que el Ayuntamiento esté dispuesto a pagarle a la empresa 16.071 euros en concepto de intereses por el retraso en el pago de las certificaciones de obra, cuando no se ha sancionado a Ferrovial por el propio retraso del proyecto.

El edil ha recordado que la antigua estación «comenzó a rehabilitarse tres años tarde, por el empecinamiento del PP», que quiso iniciar los trabajos para que coincidiesen con las elecciones de 2015. Luego, el Ayuntamiento ha dispensado un trato «privilegiado» a Ferrovial, pues se aceptaron tres modificados de proyectos, por valor de 215.000 euros, «rozando el límite legal permitido», en una obra que acabó costando 2,9 millones de euros.

Se realizaron 17 certificasciones y, ninguna de ellas, se pagó dentro del plazo máximo que marca la ley, 30 días. Por ese motivo, Ferrovial ha exigido un 8% de intereses, lo que supone 16.071 euros, y el Ayuntamiento ha acordado aceptar la exigencia. A todo ello se suma que, pese a haber entregado la obra con seis meses de retraso, Ferrovial no ha sido sancionada, ha insistido Raúl Salinero.

De ahí que, ante la «dejadez» del Equipo de Gobierno, Salinero haya pedido un informe técnico para saber si todavía se puede sancionar a la empresa por el retraso en la conclusión de las obras.

Usos inadecuados

Por otra parte, Raúl Salinero ha pedido la retirada del convenio con el CEEI, por el que se le cede un espacio para el desarrollode un espacio de emprendimiento, de la mano de Telefonica Open Future, y se les entrega una ayuda de 75. 000 euros. «No tiene ni pies ni cabeza», ha afirmado el edil no adscrito, pues la gran parte de ese dinero se dedicará a acondicionar el espacio, y no a desarrollar actividades.

Además, el concejal ha recordado que las obras de remodelación se realizarón con fondos de la Unión Europea, concedidos para la construcción de un centro de ocio infantil y juvenil, relacionado con las nuevas tecnologías. Si se incumple la finalidad del proyecto, el Ayuntamiento tendrá que devolver los fondos europeos, y convirtiendo el centro en oficinas, se está incumpliendo, a juicio de Raúl Salinero.

Al mismo tiempo, el concejal ha recordado que la Concejalía de Juventud ha emitido un informe desfavorable a la iniciativa impulsada por el CEEI y Telefonica Open Future. De ahí que Raúl Salinero pida, no solo que no se ejecute dicho convenio, sino también que se destinen esos 75.000 euros a actividades en las propias instalaciones, dedicadas al ocio infantil y juvenil.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos