Salinero pregunta por el paradero de 1.400 toneladas de lodos procedentes la EDAR

Estación Depuradora de Aguas Residuales de Burgos/Gabriel de la Iglesia
Estación Depuradora de Aguas Residuales de Burgos / Gabriel de la Iglesia

El edil no adscrito explica que únicamente se recomendó el uso de 600 toneladas en Fuentes Blancas y de la Planta de Compostaje salieron 2.000 toneladas

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

El concejal no adscrito Raúl Salinero ha denunciado «el descontrol» de Aguas de Burgos, del Ayuntamiento y de la empresa que gestiona el tratamiento de la Planta de Compostaje 'Cuesta de Burgos', Valoriza, en relación con el lodo procedente de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de la capital que, tras tratarse, acabó en el parque de Fuentes Blancas y en San Cristóbal.

Según ha relatado hoy el edil, de la instalación ubicada en Villalonquéjar salieron 2.016,78 toneladas de lodos, pero en Fuentes Blancas únicamente se utilizaron unas 600 toneladas, a razón de unas 20 toneladas por hectárea como máximo. Salinero ha extraído el dato de una recomendación de uso que Valoriza hizo a la empresa que llevó a cabo los trabajos tanto en Fuentes Blancas como en San Cristóbal, Herrero Temiño.

El concejal ha preguntado por el paradero de las 1.400 toneladas restantes, pero no ha encontrado respuesta alguna en la presidenta de la compañía de aguas, Carolina Blasco, a tenor de las declaraciones que ha pronunciado ante la prensa. «Hay demasiadas preguntas, pero ninguna respuesta», ha añadido.

El munícipe vinculado a Podemos ha explicado que una parte de los lodos (no la ha cuantificado) acabó en los jardines de San Cristóbal, aunque a día de hoy ya no están allí; de ahí que se cuestione también por la situación actual del material que se vertió en este barrio del distrito Este. «Aquí ha habido algo que no ha concordado. Se han llevado más toneladas de las que deberían y por tanto podemos afirmar que han desaparecido 1.400 toneladas», ha exclamado el concejal, que ha asegurado que la ley actualmente obliga a hacer un seguimiento de los lodos, desde su tratamiento hasta el lugar al que se envía.

Responsabilidad del Ayuntamiento y de la dirección de obra

Asimismo, se ha planteado que «cómo es posible que lo que iba para Fuentes Blancas haya acabado en San Cristóbal y que nadie se lleve las manos a la cabeza hasta que empiezan a secarse los árboles». En este caso, Salinero ha pedido responsabilidades del Ayuntamiento de Burgos y a la dirección de obra, puesto que «son los encargados de vigilar la obra y cuentan con un presupuesto para el control de calidad, que evidentemente no se ha hecho».

De hecho, ha calificado la situación sucedida en San Cristóbal como «problema medioambiental» y ha instado al Consistorio a que analice el suelo de Fuentes Blancas, que ha recibido lodos de la EDAR para comprobar su estado y sacarlo «cuanto antes». «Son 30 hectáreas de un lodo contaminado».

Desde Valoriza atribuyeron el transporte de material a San Cristóbal a «un error» en los albaranes, pero a Salinero, que ha reprochado «el poco control de los lodos» que lleva a cabo esta marca, se «le hace muy extraño» que con el procedimiento normativo existente para registrar y sacar el lodo de la Planta de Compostaje «vaya un señor con un camión y diga que le llenen el camión para llevarlo a San Cristóbal y Valoriza no diga nada», ha explicado.

Una década de denuncias

A Salinero no le sorprende esta situación, puesto que ha recordado que FACUA «lleva una década denunciando la mala gestión de los lodos en Burgos». En las reclamaciones de la organización de consumidores, según las palabras del concejal no adscrito, se expone que «se están vertiendo lodos por los campos cercanos a Villalonquéjar (Tardajos y Rabé de la Calzada) y que los lodos peligrosos y no peligrosos de Aguas de Burgos «se están mezclando sin control». «Siempre se han encontrado con un portazo de la Junta y de Aguas de Burgos», ha añadido.

Las críticas a esta compañía han continuado porque Salinero entiende que «a Valoriza le importa un pimiento todo, lo que quiere es quitarse el material cuanto antes de encima y si viene cualquiera y se lo lleva, mejor porque menos coste le va a suponer». De hecho, el edil vinculado a Podemos ha pedido a Aguas de Burgos la apertura de un expediente sancionador a la empresa porque las toneladas le han costado a las arcas municipales unos 24.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos