Turismo prepara el pliego para contratar el servicio de autobús y tren turístico

El servicio lo getiona actualmente Duerotren/BC
El servicio lo getiona actualmente Duerotren / BC

El contrato con la actual adjudicataria finaliza en julio, cumpliéndose la última prórroga que se ejecutó en 2017 sobre la bocina

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El Instituto Municipal de Cultura y Turismo (IMC) ultima el pliego de condiciones para licitar la concesión del servicio de transporte turístico, que contará con el consabido tren turístico y con un autobús turístico. La intención del Equipo de Gobierno es licitar el contrato por 92.000 euros, la cantidad que se viene destinando al actual servicio, gestionado por Duerotren y que finaliza el 31 de julio tras la prórroga concedida el pasado verano 'in extremis'.

El pliego de condiciones marca dos exigencias a la empresas que estén interesadas en presentar sus ofertas. Por un lado, deberá ofrecerse un servicio de autobús turístico, descapotable aunque con techo plegable (eléctrico o manual), que ya se sabe cómo se las gasta la meteorología en Burgos. El autobús deberá tener un mínimo de 25 plazas y un sistema de megafonía y audición individual que ofrecea información cultural, patrimonial y natural de Burgos en 8 idiomas, y con una versión infantil en 4 lenguas distintas.

Igualmente, el contrato supone el suministro de un tren turístico, que imite a los antiguos trenes de vapor y cuente con una máquina y vagones articulados. Los requisitos técnicos del sistema de megafonía y audición individual son los mismos que para el autobús urbano. A ello se une que, como ya acurre actualmente con el tren turístico, dos de los vehículos estarán a disposición del Ayuntamiento para su programación educativa.

Itinerarios

El servicio de transporte turístico tiene por objeto ofrecer un recurso al visitante para que conozca los lugares de interés cultural, patrimonial y natural de la ciudad, de ahí que el IMC vaya a marcar unos mínimos en cuanto a los intinerarios a realizar. En el caso del tren turístico, se tendrán que ofrecer dos servicios, diurno y nocturno, con salida desde la calle Asunción de Nuestra Señora y recorrido por el centro histórico.

Serán paradas obligatorias el Palacio de Castilfalé, el Castillo y la Plaza del Cid. Precisamente de esta partirá el autobús turístico, que deberá de llegar a la Cartuja de Miraflores y al Monasterio de las Huelgas Reales. El resto del itinerario lo elegirán las empresas, a la hora de presentar sus propuestas, en las que podrán jugar también con las tarifas. El Ayuntamiento marca como máximos 6 euros, para el servicio de un día, y 8 euros, para el servicio de dos, con reducciones en caso de niños y adolescentes, mayores de 65 años o grupos.

El contrato saldría, en principio, por los 92.000 euros que actualmente se vienen destinado al servicio, ya que se incluye la exigencia de prestar atención a la programación educativa municipal. Además, la concesión sería por un periodo de cinco años, prorrogable otros dos. En caso de ejecutarse la prórroga, si así lo decide el Ayuntamiento, ya no tendría que aportar ninguna cantidad pues se supone que, para entonces, el servicio debería ser sostenible.

 

Fotos

Vídeos