De baliza en baliza... por solidaridad

Los más valientes han elegido el reorrido largo que llega al Castillo/AIA
Los más valientes han elegido el reorrido largo que llega al Castillo / AIA

La Fundación Lesmes ha celebrado la XI edición de su Recorrido Solidario de Orientación Urbana, que este año se ha inciado en El Paseo del Espolón

Andrea Ibáñez
ANDREA IBÁÑEZBurgos

Mañana de domingo, sol de primavera y ganas de pasarlo bien en familia. Es todo lo necesario para animarse a participar en el XI Recorrido Solidario de Orientación Urbana organizado por la Fundación Lesmes. Parece que esto mismo es lo que han pensado los más de trescientos burgaleses que han corrido para inscribirse en esta actividad solidaria en la primera hora. Un año más y bajo el mismo lema que les acompaña desde el principio, «Súmate, contigo 1 +», el recorrido solidario de la Fundación Lesmes se ha convertido en un éxito.

Y es que la ocasión merecía participar. Los más pequeños han disfrutado antes de salir con el taller de pintacaras y aprendiendo a hacer pompas gigantescas. Pero después de la diversión... ha tocado la 'competición', bien paseando, corriendo o en bici. Precisamente los más jóvenes han sido quienes más corrían para alcanzar cada una de las balizas que escondían sorpresa.

Más información

A partir de las 10:30 horas y hasta las 13:00 horas el Paseo del Espolón ha sido el punto de comienzo del recorrido de este 2019, que suele cambiar todos los años e incluir novedades. Tras pagar los tres euros y recoger el mapa que marca el itinerario -con las calles en blanco para darle un poco más de complejidad a la iniciativa- los participantes han tenido que recorrer el centro histórico en busca de las doces balizas que se encontraban más o menos escondidas. Para los más valientes existe un recorrido largo que les ha llevado a buscar cinco balizas más en el entorno del Castillo.

Durante toda la mañana se han desarrollado diferentes actividades en el Espolón, además de la pintura de cara y las pompas, los participantes han podido posar en el photocall para retratarse como recuerdo de la jornada o bailar al ritmo de Zumba a última hora. Y para ponerle la guinda a la mañana, sin importar la posición en la competición, todos han participado en el generoso sorteo de obsequios donados por los patrocinadores.

Con esta iniciativa, que cumple su undécima edición, la Fundación Lesmes se acerca a los burgaleses para dar a conocer su actividad diaria y animar a la colaboración y la solidaridad con las personas que se encuentran en situaciones más desfavorecidas o en riesgo de exclusión social. La entidad lleva más de 20 años trabajando en Burgos, con programas de integración, acompañamiento, empleo, formación y apoyo social, para garantizar la dignidad y la autonomía de todas las personas.