Burgos arrastra un tercio del turismo extranjero y se consolida como líder regional

El verano deja cifras satisfactorias en Burgos./PCR
El verano deja cifras satisfactorias en Burgos. / PCR

A la provincia llegaron en verano 231.419 viajeros internacionales, 35.000 más que en 2016 y la cifra más alta de toda Castilla y León

PATRICIA CARRO

Burgos recibió entre julio, agosto y septiembre 231.419 visitantes extranjeros, lo que supone un incremento «sustancial» con respecto a los datos del pasado verano, y «consolida» la provincia como referente en el turismo internacional en Castilla y León. El alcalde de Burgos, Javier Lacalle, ha destacado los buenos resultados de la estadística estival, pues la provincia se lleva un tercio del total de visitantes extranjeros de la región, por delante de territorios como Salamanca y León, que se encuentran a «mucha distancia».

Francia, Reino Unido, Alemania o Estados Unidos son los países de origen de los turistas internacionales, que este verano supusieron el 40% del total de visitantes. La cifra de 231.419 refleja un aumento en 35.000 con respecto a 2016. Los datos de coyuntura hotelera de la Junta de Castilla y León recogen que la provincia contó con 539.890 viajeros entre julio y septiembre, 80.000 más que el año anterior. Lacalle ha recordado que esta es la primera vez que Burgos supera la cifra de 500.000, así que estamos ante datos «tremendamente positivos».

El mejor mes ha sido septiembre, pues casi se ha duplicado el número de viajeros, pasando de los 79.000 visitantes del año anterior a los 152.094 del actual. El alcalde vincula este destacado incremento a la intensa actividad congresual del pasado mes, pues el turismo de congresos sigue siendo una de las grandes bazas de la ciudad. De hecho, la concejal de Turismo, Carolina Blasco, afirma que la tendencia al alza se mantendrá durante el último trimestre del año gracias, entre otras cuestiones, a la actividad de congresos.

Más pernoctaciones de menos tiempo

Por lo que se refiere a las pernoctaciones, Burgos se queda un pelín rezagada en comparación con León, que lidera la estadística regional. La provincia acumuló 851.000 pernoctaciones este verano, con una estancia media de 1,5 noches. Sin embargo, al alcalde no le preocupa tanto la estancia media como el número de pernoctaciones, pues Burgos puede presumir de contar con un importante nivel de ocupación durante la semana, aunque sea con una estancia de una única noche, fruto de la actividad industrial, mientras que otras provincias se conforman con fines de semana, puentes y festivos.

Así las cosas, entre enero y septiembre, por la provincia han pasado 1,2 millones de visitantes, casi un 20% más que durante el mismo periodo del pasado año. Javier Lacalle ha reconocido que el objetivo es acabar el año «liderando el turismo en Castilla y León», y ese objetivo es el que guía el Plan Estratégico de Turismo. Los resultados son satisfactorios pero «sin triunfalismos», así que se trabajará en las líneas marcadas por ese plan estratégico y, de manera inmediata, comenzará el trabajo conjunto de promoción con la provincia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos