FAE Burgos cierra su 40 anivesario con el juez Llarena, un Cid Campeador moderno

Llarena ha clausurado los actos de celebración de FAE/Andrea Ibáñez
Llarena ha clausurado los actos de celebración de FAE / Andrea Ibáñez

El presidente de la patronal, Miguel Ángel Benavente, ha destacado la figura del juez, burgalés «de pro», «amante de la patria y centro de la ira» de los que atacan España

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

Con el Cid Campeador ha comparado Miguel Ángel Benavente al juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena. El presidente de la patronal burgalesa FAE ha insistido en que Llanera tiene mucho en común con el héroe castellano, pues ambos «son burgaleses, amantes de la patrie y centro de la ira de quienes desean ver una España confusa, débil y fragmentada«.

Así lo ha asegurado Benavente con motivo de la conferencia que ha ofrecido el titular de la Sala Segunda del Tribunal Supremo en Burgos; una conferencia con la que FAE ha cerrado los actos de conmemoración de su 40 aniverario. La patronal quería poner el broche final a la celebración una «persona relevante», ha asegurado Benavente, y quién mejor que el juez Llarena, un «burgalés de pro y un juez de pro»

Miguel Ángel Benavente ha destacado la labor judicial de Pablo Llanera, que precisamente por hacer su trabajo ha saltado a la fama en los últimos meses. «La situación se está complicando» en España, al mezclarse la política y la justicia, ha opinado el presidente de la patronal, quien apuesta por dejar que los jueces hagan su trabajo de manera independiente a la acción política.

El juez Llarena ha ofrecido una conferencia sobre el valor judicial de la prueba robada en la empresa, abordando un asunto de actualidad, que preocupa mucho al ámbito empresarial, ha asegurado Benavente. El magistrado ha insistido en que el principio de justificación será el que, en cada caso, determine el modo de actuar.

Prueba robada

En su discurso sobre el procedimiento penal, Pablo Llarena ha hecho un repaso sobre la regla de exclusión, basada en que la prueba conseguida a partir de una ilegalidad, y la teoría del 'árbol envenenado', consistente en una prueba obtenida de forma legal pero a través de fuentes viciadas, informa Europa Press.

En este sentido, y aludiendo la experiencia norteamericana, ha explicado que a estas reglas de exclusión se han aplicado una serie de excepciones como la de la buena fe, la tacha y el error inocuo, en el primero de los casos, y la de la fuente independiente, la fuente independiente hipotética y la conexión atenuada, en el caso del teoría del 'árbol envenenado'.

Llarena ha explicado que referirse hoy en día a la prueba robada en la empresa también hace alusión en la actualidad al uso que se hace de las grabaciones de voz o imagen y ha repasado algunas sentencias recientes en este ámbito para ver cómo se aceptaron algunas de ellas al considerarse que, al margen de cómo se habían conseguido, existían indicios de delito.

 

Fotos

Vídeos