Burgos registra un incremento del 37,8% en las denuncias por violencia de género

La violencia de género es una de las mayores lacras de nuestra sociedad/JAQ
La violencia de género es una de las mayores lacras de nuestra sociedad / JAQ

La provincia presenta una ratio de 13,1 denuncias por cada 10.000 mujeres

PATRICIA CARROBurgos

Un 37,8 por ciento es el incremento registrado en el número de denuncias por violencia de género recibidas en los juzgados burgaleses durante el segundo trimestre del año, en relación con los datos de 2016. En concreto, el informe del Observatorio contra la Violencia de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) muestra un global de 233 denuncias entre abril y junio, frente a las 169 que se recibieron en el mismo periodo de 2016. Y entonces ya se registró un aumento del 15 por ciento.

Las subidas constantes en el número de denuncias demuestran que la lacra social de la violencia de género sigue muy viva, pues Burgos presenta una ratio de 6,5 denuncias por cada 10.000 habitantes o, lo que es lo mismo, un 13,1 por ciento de denuncias por cada 10.000 mujeres. Las víctimas se atreven a denunciar cada vez más. Eso sí, en la mayor parte de los casos la denuncia se interpone previa intervención policial. Y es que solo 17 de esas 233 fueron interpuestas por la víctima directamente en el juzgado.

El 63,7% de las denuncias fueron interpuestas por las víctimas tras intervención policial

Es más, 148 mujeres interpusieron la denuncia tras una intervención policial, un 63,7 por ciento del total, y en 54 ocasiones fueron los propios agentes los que tramitaron una denuncia por violencia de género. La estadística del CGPJ muestra un altísimo índice de condenas, pues el 100 por cien de los presuntos agresores enjuiciados durante el segundo trimestre del año fue condenado. Los casos que acabaron en sobreseimiento libre fueron 7, por no haberse constatado delito. Y 76 de los procesos se cerraron provisionalmente, por no justificarse la perpetración del delito.

Órdenes y medidas de protección

En estos últimos casos, como apuntan desde el Observatorio contra la Violencia de Género, el sobreseimiento provisional deriva de una retirada de la denuncia por parte de la víctima en no pocas ocasiones, si bien cada vez son menos las mujeres que optan por retirar la denuncia. Al mismo tiempo, casi el 100 por cien de las medidas de protección que se solicitan se conceden. En concreto, los juzgados burgaleses registraron 81 órdenes, el 93 por ciento a instancias de la víctima, y únicamente se denegaron 4.

La cifra de 81 es sensiblemente superior a la contabilizada el pasado año, cuando el número de órdenes y medidas de protección tramitadas ascendió a 56. Los juzgados han gestionado más de 150 medidas penales, sobre todo de prohibición de comunicación y alejamiento, y otras 64 civiles. En un 45,6 por ciento de las ocasiones, la mujer que ha acudido a la justicia había sido víctima de su expareja. Además, en un 23,46 por ciento de los casos todavía se mantiene relación afectiva, y en un 25,9 se trata de matrimonios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos