Burgos, tierra de vaquillas

Más de la mitad de los festejos celebrados en la provincia durante este año tiene un marcado carácter popular

Un joven recorta a una vaquilla en una plaza de Castilla y León./María Martín Serna - El Norte
Un joven recorta a una vaquilla en una plaza de Castilla y León. / María Martín Serna - El Norte
Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

Las vaquillas han protagonizado el calendario taurino de la provincia de Burgos durante este año. Las plazas de toros burgalesas han acogido 34 citas festivas de este estilo, lo que equivale al 47,22% del total de las actividades, que ha ascendido a 72.

Según los datos aportados por la Junta de Castilla y León, los festejos taurinos populares, que engloban a suelta de vaquillas, encierros y concurso de cortes, han superado por 42 a 30 a los festejos taurinos mayores, que incluyen a las corridas de toros, las novilladas, las corridas de rejones, las becerradas y festivales.

Ni que decir tiene que la importancia de los llamadas fiestas populares ha estado basado en las vaquillas, puesto que las dos actividades restantes, los encierros y los concurso de recortes únicamente se han desarrollado en seis y dos ocasiones.

Respecto a los festejos mayores, las corridas de toros y las novilladas sin picadores han copado este tipo de actividades con nueve repeticiones cada una, aunque los festivales han contado también con cierto peso al celebrarse seis veces.

Entre los festejos menos repetidos figuran las novilladas con picadores, que se han organizado en tres ocasiones; las corridas de rejones, que únicamente hubo dos a lo largo de todo el año, y las becerradas, que solo se ha celebrado una.