Burgos registró un 2018 más lluvioso y cálido de lo normal

Una chica se resguarda del sol debajo de un árbol de la plaza de Mio Cid de Burgos./Cristina López Requés
Una chica se resguarda del sol debajo de un árbol de la plaza de Mio Cid de Burgos. / Cristina López Requés

La temperatura media del pasado ejercicio (11,1 grados centígrados) fue levemente superior a la del promedio de referencia (10,7 grados) | Los litros de agua por metro cuadrado que cayeron sobre la ciudad del Arlanzón ascendieron a 628, cuando lo habitual son 546

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

Los burgaleses han vivido un año más cálido y lluvioso de lo normal. Quizá algunos no lo hayan notado en exceso, pero los datos recogidos por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) así lo reflejan al compararse con los valores climatológicos de referencia, que equivalen al promedio de cifras recogidas entre 1981 y 2010.

La temperatura media anual de 2018 fue de 11,1 grados centígrados, un dato levemente superior al normal, que es de 10,7 grados centígrados. Los meses más cálidos fueron agosto (20,5 grados) y julio (20,1 grados), mientras que los más fríos fueron febrero (2,1 grados) y enero (3,9 grados).

Máximos y mínimos diarios

DÍA MÁS LLUVIOSO DEL AÑO:
El 3 de septiembre cayeron 28 litros por metro cuadrado sobre el aeropuerto de Villafría.
DÍA CON LA TEMPERATURA MÁS ALTA:
El 6 de agosto se registraron 36,7 grados, la cifra más alta de 2018.
DÍA CON LA TEMPERATURA MÁS BAJA:
El mercurio descendió hasta los 8,2 grados negativos el 27 de febrero.

El mercurio alcanzó valores más altos de lo normal en la segunda parte del año, puesto que la temperatura media mensual de cinco de los seis últimos meses superó a su respectivo promedio de referencia. Únicamente el dato de octubre, con 11,5 grados, se quedó sin sobrepasar la cifra de referencia, aunque sí que la igualó.

Agua

Tras un 2017 aciago para muchos labradores por culpa de la sequía, 2018 ha dejado más agua de la cuenta. En total, el pluviómetro de la AEMET a orillas del Arlanzón recogió 628,8 litros por metro cuadrado, una cifra que supera en 81,1 litros al dato de referencia.

Los protagonistas casi absolutos fueron marzo, con 124,2 litros, y noviembre, con 106 libros, puesto que entre ambos meses sumaron el 36,60% del total. En el lado opuesto se situó agosto, periodo en el que únicamente se registraron 0,4 litros.

28 días con más de 30 grados centígrados

Los datos de la AEMET reflejan que hubo a lo largo de 2018 un total de 28 días en los que la temperatura superó en Burgos los 30 grados centígrados. Por el contrario, en 67 jornadas el mercurio bajó de los cero grados.

Los burgaleses padecieron durante 49 días los efectos de vientos de más de 55 kilómetros por hora, aunque también disfrutaron de 58 días con el cielo despejado. Asimismo, en 109 días el cielo estuvo cubierto, en tres se registró granizo; en 27, tormenta y en 45, niebla.

El análisis de cada mes deja entrever que, en este caso, sí que hay grandes diferencias, tanto por exceso como por defecto. En marzo cayó cerca del triple del valor de referencia y en noviembre, 1,76 veces más de lo normal. El agua de estos dos momentos del año fue vital para cubrir el déficit de agosto (mes en el que suelen caer en torno a 22,8 litros) u octubre (únicamente se registraron 15,2 litros cuando lo normal son 60,2) y superar la cifra media anual de precipitaciones en Burgos, 547,7 litros.