Cadena de Favores vacía su nave con un gran mercadillo solidario

La nave estará de puertas abiertas hasta el lunes/PCR
La nave estará de puertas abiertas hasta el lunes / PCR

Villagrasa sigue sin tener noticias del Ayuntamiento, después de llevar la última documentación exigida para la justificación de la ayuda

PATRICIA CARROBurgos

Llegó el día. Cadena de Favores tiene que dejar completamente vacía su nave de Inbisa el próximo martes, 31 de octubre. Sin recursos económicos para mantener el alquiler iniciado en el verano de 2014, la entidad sin ánimo de lucro se ha visto forzada a abandonar su sede, repleta de donativos de los cientos de personas que durante los últimos años han colaborado para ayudar a familias en situación de necesidad de Burgos. Hasta el lunes hay jornada de puertas abiertas, un gran mercadillo solidario, de 10:00 a 18:00, para vaciar instalaciones.

Ropa, juguetes, libros, bisutería, aparatos de electrónicos…, y todo a uno o dos euros. El tiempo corre en su contra, pero los burgaleses vuelven a responder a su llamada de ayuda y, en esta ocasión, han sido numerosas las personas que se han pasado en este primer día de mercadillo por la nave para adquirir algún elemento. Incluso, se ha contado con la presencia de algunas de las familias a las que Cadena de Favores ayudó en su momento, y que han querido de este modo devolver el apoyo recibido, ha explicado la presidenta, Laura Villagrasa.

Solo recogerán productos de alimentación pero continuarán recibiendo ofertas de donativos y peticiones de ayuda para cruzarlas

Llevan dos meses haciendo entregas sin parar. Han entregado innumerables libros a colegios y bibliotecas. Han repartido ropa, productos de niño, juegues… El proyecto Rubare se llevará ropa a África. Pero, aun así, la nave continúa llena de cajas. Y es que han sido más de tres años de intenso trabajo, en el que se han recibido miles de donativos. Los productos de alimentación se han dado salida de manera inmediata; el resto, según llegaban las peticiones de ayuda. Pero sin nave es imposible continuar con el ritmo, ha insistido Villagrasa.

Por ese motivo, una vez desalojen las instalaciones de Inbisa, Cadena de Favores recogerá únicamente productos de alimentación. Es «muy injusto» que las familias que necesitan esta ayuda se queden sin ella porque el alcalde, Javier Lacalle, no haya cumplido con su compromiso, ha reiterado la presidenta. Así que, como la comida es básica, se continuará con ese reparto. Además, la entidad seguirá haciendo de intermediaria entre burgaleses solidarios y familias necesitadas, llevando un registro de lo que la gente quiere donar y de cuáles son las peticiones de ayuda.

«No vamos a parar», ha afirmado Laura Villagrasa, que ya está pensando en la campaña de Navidad. Se intentará hacer lotes de alimentación, en clave navideña, y gracias a la exposición de pinturas y fotografías del bar Poa, en la calle Calzadas, se recaudarán fondos para comprar juguetes. Este año, si no consiguen encontrar otro local más pequeño a tiempo, no se podrán recoger juguetes de segunda mano, pues ocupan mucho espacio. De este modo, la campaña se suplirá con nuevos juguetes y hasta donde se llegue.

Satisfacción amarga

Villagrasa confía en desarrollar una campaña de Navidad, aunque sea de menor intensidad

Villagrasa está satisfecha del trabajo realizado, aunque después de tres años el sabor sea amargo. Del Ayuntamiento de Burgos siguen sin tener noticia. En septiembre llevaron al documentación solicitada para justificar la ayuda de 15.000 euros concedida, pero no saben nada más, ni tampoco se ha liberado el 30 por ciento restante que quedaba pendiente, y vinculado a las justificaciones. El malestar de Cadena de Favores es con el alcalde, que consideran que les ha engañado, pues les animó a embarcarse en una aventura con la que luego no ha cumplido.

El caso se remonta al verano de 2014, cuando la entidad se reunió con Javier Lacalle para pedirle una sede. El alcalde comprometió una ayuda anual, renovable, de 15.000 euros para que pudiesen alquilar la nave de Inbisa. Y así se hizo. Sin embargo, el convenio de colaboración tardó más de un año en llegar, se firmó en septiembre de 2016 a año vencido, y a octubre de 2017 solo está abonado el 70 por ciento de la ayuda. Sin fondos, no hay nave y sin nave Cadena de Favores baja el ritmo de trabajo, aunque seguirá dando guerra, han asegurado.

Más información

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos