La lucha contra la ELA reúne a 600 personas en El Hangar y el calendario solidario se vende como rosquillas

Una de las imágenes del calendario solidario/Tomás Melgosa
Una de las imágenes del calendario solidario / Tomás Melgosa

Cada ejemplar del calendario de los Bomberos cuesta 9 euros, que se destinan íntegramente a la asociación Esclerosis Lateral Amiotrófica de Castilla y León

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Nos los quitan de las manos. Si quieren uno de los calendarios solidarios del Parque de Bomberos de Burgos, en beneficio de la asociación de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) de Castilla y León, ya pueden irse dando prisa. La iniciativa del Cuerpo burgalés está siendo un éxito, y los 9 euros que cuesta cada calendario se destinarán íntegramente a la asociación y sus múltiples necesidades.

Tras el flasmob organizado el pasado viernes en la Plaza de la Catedral, y el concierto nocturno en El Hangar, la venta de calendarios se ha disparado. Llevan alrededor de 500, pero las peticiones que han recibido son numerosas, un goteo constante que irá cuajando cuando se acabe de organizar la distribución. De momento, la asociación cuenta con calendarios a la venta y, en breve, se conocerán los nombres de los establecimientos de la capital en los que se podrán adquirir.

José Ramón López, bombero del Parque de Burgos, quiere que los calendarios se puedan encontrar en comercios pequeños, en todos los barrios, para acercarlos al máximo a los burgaleses. También han pensado en poner algún puesto en la calle, pero eso todavía está por concretar. Lo que sí deja claro es que «no va a haber problemas para comprarlo» así que no se aceleren, pero tampoco se despisten.

«Estoy convencido de que la respueta del calendario va a ser espectacular», afirma López, como lo ha sido ante el resto de actividades organizadas. En la jornada de presentación de los bomberos a los niños, en La Estación, se contó con 5.000 asistentes, desbordados completamente (y con la intención de repetir la iniciativa en próximos años). Cientos de personas les acompañaron en el Flashmob de la Catedral y en el concierto de El Hangar se vendieron 600 entradas.

López está muy satisfecho. «Es una bola que ha ido creciendo», pues empezaron con el calendario y han acabado con una jornada infantil, una fiesta y un flashmob. Y todo con éxito de público. «Si estaba enamorado de esta ciudad, esta acción ha hecho que la quiera mucho más», reconoce José Ramón López.

Un éxito de todos

En el Parque de Bomberos de Burgos están «encantados» con el resultado de esta acción solidaria, que está siendo una experiencia «fantástica». Así lo indica Álvar Ibáñez, bombero burgalés, quien recuerda que la iniciativa se ha planeado sin mucho tiempo pero «ha ido todo bien». La idea surgió en verano y, luego, ha tocado ponerse las pilas para tener listo el calendario un par de meses antes de finalizar el año.

Su apuesta inicial no era hacer un calendario «clásico», de desnudos, por decirlo de algún modo. Sin embargo, esa falta de tiempo les ha llevado a lo tradicional, pero con elegancia y sin ofender a nadie. Las fotos han sido obra de Tomás Melgosa, uno de los compañeros del parque, mientras que Juan Carlos García Moreno se ha encargado de toda la parte audiovisual. Y es que en el proyecto ha participado la plantilla entera, incluida Jefatura, apunta Ibáñez.

Ellos han costeado, con la venta de camisetas, pulseras y demás merchandising cedido por ELA Castilla y León, la preparación del calendario y su promoción. Mientras, la impresión ha corrido a cargo de la Diputación de Burgos, y la asociación ha tenido que hacer frente al anillado de los calendarios. Ahora, todo lo que se recaude de su venta se destinará a la asociación.

Se prevén recaudar unos 50.000 euros. Se han editado 5.000 ejemplares y se espera que sean suficientes. La última vez que el Parque de Bomberos de Burgos diseñó un calendario de estas características, hace 13 años, consiguieron vender 3.500 unidades, y se agotaron muy rápidamente, explica Ibáñez. Ahora, con la acción solidaria que las acompaña, es muy posible que ocurra lo mismo.

Álvar Ibáñez reconoce que, al margen del dinero que se vaya a recaudar, que será una ayuda estupenda, lo que más les satisface es la visibilidad que se está dando a los enfermos de la ELA. La asociación está con ellos en todas partes y esa visibilidad les ayudará a conseguir una sede o ayudas instituciones, como las que reciben otros colectivos sociales de la ciudad.

 

Fotos

Vídeos