Las cálidas temperaturas diurnas sacan a los burgaleses a la calle

Las terrazas no estaban completas pero presentaban más ambiente que en jornadas pasadas. /APM
Las terrazas no estaban completas pero presentaban más ambiente que en jornadas pasadas. / APM

Las temperaturas durante las horas de sol de este fin de semana alcanzarán los 18º en la capital burgalesa pero habrá gran oscilación con respecto a las nocturnas

Aythami Pérez Miguel
AYTHAMI PÉREZ MIGUELBurgos

La estación más fría del año tiene reservado un fin de semana cálido para una de las ciudades más frías de España, Burgos. Durante el sábado y el domingo, las temperaturas serán cálidas durante las horas de sol y habrá ausencia de precipitaciones. El día de hoy ha sido un ejemplo de lo que espera a los burgaleses durante las jornadas de mañana y el domingo.

Lo más destacable es la gran oscilación que habrá entre las temperaturas diurnas y las nocturnas. Para mañana se espera una temperatura máxima de 18º y una mínima de -1º. Ni la lluvia ni la nieve asoman ya por el horizonte pero sí soplará el viento del norte a partir de las 12 horas del mediodía con rachas de 20 km/h.

Para el domingo, la temperatura máxima en Burgos será de 17º y la mínima sube hasta los 2º en positivo. Igualmente, la jornada será soleada pero con rachas de viento noreste de entre 10 y 15 km/h.

Esta situación meteorológica se mantendrá, según la previsión de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) hasta el jueves, cuando las máximas descienden y los cielos se cubrirán.

En la recta final del invierno, Burgos ha podido disfrutar de temperaturas que casi han rozado los 20º. El cielo despejado ha animado a los burgaleses y turistas a pasar más tiempo por las calles de la ciudad. Las terrazas ya presentaban más movimiento que en jornadas anteriores pero, aún así, no presentaban una imagen primaveral o veraniega en invierno. Cuando el sol se oculta, la temperatura deja de ser tan agradable.

Según datos de la Aemet, el mes de febrero de 2018 fue muy frío en la mayor parte de Castilla y León, con temperaturas que se situaron, de media, 1,9º por debajo de su valor normal. En el barrio de Villafría de Burgos se registró en 1971 una temperatura de -22º.