La campaña 'Alimentos sin desperdicios' llega a tres asociaciones burgalesas

De izquierda a derecha, Esther Soler, Antonio Blanco, Sara Arroyo, José Daniel González y Agapito Hernández./CC
De izquierda a derecha, Esther Soler, Antonio Blanco, Sara Arroyo, José Daniel González y Agapito Hernández. / CC

Atalaya Intercultural, Asociación de Promoción Gitana y Hermanas Santa Teresa Jornet reciben de la Fundación Alimerka en 2017 cerca de 80.000 productos para los más desfavorecidos

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

La campaña 'Alimentos sin desperdicios' de la Fundación Alimerka llegó en 2017 a tres entidades sociales burgalesas que ayudan a la integración de las personas más desfavorecidas: Atalaya Intercultural, Asociación de Promoción Gitana y Hermanas Santa Teresa Jornet.

Esta cooperación consiste en entregar los productos excedentes que se retiran de las estanterías de los supermercados por cuestiones estéticas o legales a organizaciones no gubernamentales, según ha explicado esta mañana el director de la fundación, Antonio Blanco. En total, las tres agrupaciones que trabajan en Burgos han recibido, aproximadamente a partes iguales, cerca de 80.000 alimentos de todo tipo, desde pan y lácteos a carne picada o pechuga de pavo.

En el caso de Atalaya Intercultural, la donación ha servido para ayudar a cerca de 50 inmigrantes que cada día pasan por su comedor al mediodía y a la hora de cenar y para dar de merendar a los 100 niños que participan en el programa de apoyo escolar en horario de tarde. La responsable del comedor y vocal de la Junta Directiva, Esther Soler, ha destacado que está creciendo el número de atenciones a inmigrantes del este y latinoamericanos. «Incluso está retornando algún ecuatoriano», ha matizado.

Por su parte, Asociación Promoción Gitana entrega los alimentos entre 480 familias al año, a razón de unas 90 a la semana. En este último año han notado un descenso de repartos, pero el vocal que hizo de portavoz en la rueda de prensa, José Daniel González, ha indicado que aún no han podido esclarecer el hecho.

Apoyo a los enfermos de cáncer

En total, la colaboración a lo largo de 2017 de la Fundación Alimerka se ha extendido a ocho entidades sociales de la provincia y ha ascendido durante el año pasado a 88.066 euros. Entre los beneficiarios, sobresale la, que lleva un programa en el Hospital Universitario de Burgos para hacer, en la medida de lo posible, más amable el tratamiento contra el cáncer denominado 'Humanización en Oncología'. Este apoyo se traduce en refrigerios y prensa diaria durante la espera de la quimioterapia o el uso de una vivienda para los pacientes que se desplazan desde los pueblos.

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos