La campaña de asfaltado se adelanta y afectará a 40.000 metros cuadrados de 20 calles

Las máquinas de asfaltado volverán a las calles de Burgos en las próximas semanas. /GIT
Las máquinas de asfaltado volverán a las calles de Burgos en las próximas semanas. / GIT

Las actuaciones más importantes se llevarán a cabo en López Bravo, Lavaderos y La Ribera | Se volverán a utilizar mezclas de bituminosos semicalientes

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

El equipo de Gobierno del Ayuntamiento ha decidido adelantar la habitual campaña de asfaltado y refuerzo del firme. Una campaña que comenzará a desarrollarse el próximo lunes 1 de abril y que afectará a unos 40.000 metros cuadrados repartidos en una veintena de calles de la ciudad.

Según ha explicado el alcalde, Javier Lacalle, buena parte de la campaña se desarrollará en espacios industriales. Así, una de las grandes actuaciones se llevará a cabo en López Bravo, la principal arteria del polígono de Villalonquéjar. Dicha vía ya recibió una reforma integral hace tres años, pero el ingente tráfico pesado que soporta diariamente obliga a volver a actuar para adecentar el firme.

También se prevé actuar en varios espacios del polígono industrial Burgos Este (Gamonal). La principal intervención se realizará en la calle La Ribera, pero también se reforzará el firme de otras vías padyacentes, como Valle de Valdebezana o Mujer Trabajadora.

La campaña se ha presupuestado en unos 500.000 euros

Por su parte, las principales actuaciones en el casco urbano se circunscribirán a las calles Lavaderos (más de 3.000 metros cuadrados de vial), Doña Jimena, Calvario o Villadiego, entre otras.

En total, la campaña, que se extenderá durante varias semanas, se ha presupuestado en unos 500.000 euros, que ya cuentan con la partida correspondiente al tratarse de un contrato plurianual. En principio, se comenzará en López Bravo para ir avanzando calle a calle a medida que se completen.

En este sentido, Lacalle ha defendido la idoneidad de adelantar la campaña respecto al calendario de ejercicios anteriores -se suele realizar en verano- insistiendo en que la meteorología lo permite y recordando que no es la primera vez que estos trabajos se llevan a cabo en primavera.

Con todo, los trabajos volverán a llevarse a cabo utilizando mezcla de bituminosos semicalientes, un material que se comenzó a usar hace tres años y que están dando muy buenos resultados. Y es que, según el concejal de Obras, Jorge Berzosa, ofrece los mismos resultados, pero reduce sensiblemente el impacto ambiental (menos olores, menos gasto de combustible y menos emisiones). De hecho, Burgos se ha convertido en «un referente» en esta materia, según Berzosa.