La Catedral de Burgos recibió 382.299 visitas el pasado año, un -2,7% que en 2017

Imagen de la Catedral de Burgos/JAQ
Imagen de la Catedral de Burgos / JAQ

El descenso generalizado del turismo afecta a los resultados de la Seo burgalesa, aunque se encuentran en la media de los últimos ejercicios

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Un total de 382.299 personas visitaron la Catedral de Burgos en 2018. La cifra provisional ofrecida por el Cabildo Catedralicio muestra un descenso del 2,7% con respecto a los visitantes del 2017, que ascendieron a 393.057. Un año excepcional para el turismo de interior, como recuerda el delegado diocesano de Patrimonio, Juan Álvarez Quevedo, quien minimiza la caída registrada en 2018.

Para empezar, se ha producido un descenso generalizado en la actividad turística, del que no se ha librado la Seo burgalesa. Y para seguir, en 2017 el crecimiento de visitantes fue del 10%, así que la caída ahora del 2,7% deja el número total de turistas en una muy buena posición, por encima incluso de los mejores años de 2010 y 2011. Así que están satisfechos.

Los visitantes han caído prácticamente todos los meses, y en especial en época estival. Así, en julio se recibieron 39.459 turistas, frente a los 42.723 del año anterior. En agosto, el mes premium para la Catedral, fueron 68.730 las personas que visitaron la Seo, unas 500 menos. Y en septiembre, por el contrario, se ha producido un pequeño repunte, con 48.862 visitas, frente a las 47.879 de 2017.

Juan Álvarez Quevedo reconoce que las actividades para celebrar el VIII centenario de la Catedral, que se conmemora en 2021, no han atraído visitantes. Se trata más de sembrar para recoger en próximos ejercicios y, sobre todo, de cara al año principal del aniversario. La promoción que se está haciendo con exposiciones, conciertos, marchas populares o eventos culturales y religiosos servirán para atraer público en futuros años.

Juventud, resistente

La tipología del visitante de la Catedral de Burgos está muy definida y cambia poco de un año para otro. En verano, Navidad, Semana Santa y demás puentes y festividades, la Seo recibe fundamentalmente a familias. Durante el resto del año llegan muchas excursiones, sobre todo de escolares, que vienen incluso de diferentes países europeos, pues la Catedral tiene un atractivo internacional.

Y en los mess de mayo, junio, septiembre y octubre se recibe sobre todo a peregrinos y grupos de jubilados. El colectivo que menos visita la Catedral son los jóvenes de entre 16 y 25 años, salvo que vengan con sus familias o en excursión escolar. Por su cuenta, en plan grupos de amigos, no llegan, pero sí lo hacen cuando crecen un poco más, reconoce Álvarez Quevedo, pues grupos de treintañeros, con y sin familia, sí son habituales.