La Catedral incrementa un 10 por ciento sus visitas, alcanzando las 393.057

Catedral de Burgos/JAQ
Catedral de Burgos / JAQ

La Seo destaca por su atractivo religioso y turístico y atrae a todo tipo de visitante

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El atractivo propio de la Catedral de Burgos, una de las muestras más relevantes del gótico europeo, unido a la tendencia al alza en la actividad turística española han permitido que la Seo burgalesa cierre 2017 con un incremento en el número de visitantes. En concreto, el Cabildo Metropolitano ha contabilizado 393.057 turistas a lo largo del pasado año, lo que supone un crecimiento del 10 por ciento con respecto a los datos de 2016. Entonces, fueron 357.244 las personas que se acercaron a conocer la riqueza patrimonial y artística de este bien declarado Patrimonio Mundial de la Unesco.

El delegado diocesano de Patrimonio, Juan Álvarez Quevedo, ha destacado el potencial que tiene la Catedral, desde el punto de vista religioso pero también turístico, tanto en el ámbito nacional como en el internacional. Es vista obligada en Burgos, con una gran variedad de perfiles turísticos. Así, en época vacacional, como verano o Semana Santa, y puentes y jornadas festivas, la Seo recibe principalmente a familias, grupos de amigos y parejas. Sin embargo, entre mayo y junio y septiembre y octubre llegan mayoritariamente grandes excursiones, de jubilados o escolares.

Más información

Observando los datos estadísticos de 2017 se comprueba que, una vez más, agosto es el mes por excelencia en visitas turísticas a la Catedral. En concreto, se registraron 69.314, lo que supone un incremento del 10 por ciento con respecto a 2016, y el más destacado de todo el año. A agosto le sigue septiembre, aunque a gran distancia, con 47.879 visitantes. Y julio se quedó con 42.723, unos seiscientos menos que en octubre. Como es habitual, el mes más flojo del calendario turístico es enero, que el pasado año registró únicamente 8.895 visitas a la Seo burgalesa.

La ilusión del Burgos 2021

Álvarez Quevedo afronta el nuevo año con ilusión, esperando que continúe esta tendencia de crecimiento en el número de visitas. Es más, el delegado diocesano de Patrimonio reconoce que «se notará» la celebración del VIII Centenario de la colocación de la primera piedra de la Catedral, que se conmemora en 2021. Tal vez no sea en este 2018, pues el programa conmemorativo todavía no está cerrado y la mayor parte de las actividades se concentrarán en 2019, 2020 y 2021. Sin embargo, el delegado diocesano tiene claro que esta efeméride dará un nuevo impulso a la Catedral.

También se ha dejado notar la pulsera turística, que el Arzobispado de Burgos puso en marcha en marzo de 2016. La iniciativa ofrece un precio cerrado de 8 euros para visitar, con una única entrada, la Catedral y las iglesias próximas de San Esteban, San Gil y San Nicolás de Bari. El objetivo ha sido siempre animar las visitas a los templos, pues la Catedral tiene tirón propio, y los datos han demostrado su éxito. Por ejemplo, el Museo del Retablo, que se ubica en la Iglesia de San Esteban, ha acumulado el pasado año unas 15.000 visitas, cuando años atrás no superaba las 3.000. Eso sí, Álvarez Quevedo reconoce que también ha contribuido al incremento la ampliación de horarios y fechas de apertura. Hasta 2016, el Museo del Retablo abría únicamente dos meses y medio, en época estival, y ahora lo hace durante todo el año.

Así, la pulsera turística se da ya por consolidada, pues ayuda a «fijar visitantes en la ciudad», ha afirmado el delegado diocesano. Burgos ofrece una amplia variedad de recursos turísticos, tanto patrimoniales como culturales, y Juan Álvarez Quevedo considera que se debería de trabajar para conseguir que el visitante se quede en la ciudad al menos un par de días, si no son tres. La proximidad de la capital a grandes ciudades, como Madrid, Bilbao o Logroño, hace que muchos turistas se acerquen a pasar una jornada, o como mucho un fin de semana. Y así quedan cosas pendientes de ver, como la Cartuja de Miraflores o el Monasterio Real de Las Huelgas, más alejados del centro histórico. Aquí solo llegan excursiones y grupos dirigidos por operadores turísticos, se lamenta Álvarez Quevedo.

Temas

Burgos
 

Fotos

Vídeos