Cerca de 1.000 motoristas celebran el amor por las dos ruedas en Navidad

Motos de todo tipo han recorrido buena parte de la ciudad con pilotos muy navideños/IAC
Motos de todo tipo han recorrido buena parte de la ciudad con pilotos muy navideños / IAC

Como cada 25 de diciembre desde hace 68 años, cientos de moteros se reúnen en el Real Moto Club Burgalés para repartir el aguinaldo en dos asilos

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

Solidaridad sobre ruedas. Cerca de mil moteros se han dado cita esta mañana de Navidad para entregar el aguinaldo a los ancianos que se encuentran en los centros de las Hermanitas de los Pobres y de las Hermanas Hospitalarias. Esta tradición cuenta con 68 años de historia y cada edición reúne a más y más moteros. De hecho, la de hoy ha podido ser la más numerosa de cuantas se han celebrado hasta la fecha. Eugenio Navarro, presidente del Real Moto Club Burgalés, entidad que organiza esta concentración, estima que se han podido reunir cerca de un millar de motos, superando con creces ya la numerosa edición de 2016, que rondó los 800.

Sin embargo, el crecimiento del parque motociclista y el buen tiempo han sido dos factores que se han aliado con un 2017 de récord. El gran ambiente que se podía disfrutar en la sede del Real Moto Club Burgalés ha estado bendecido por un sol que ha hecho olvidar los pocos grados que ha levantado el termómetro.

Motos y moteros de todo tipo y condición no han dudado en sacar esta mañana sus monturas y, algunos, decorarlas para la ocasión con animados motivos navideños. Clásicas, deportivas, urbanas, camperas y de motocross son los carenados que han vuelto a hacer de la jornada navideña la concentración más numerosa de cuantas se celebran en la provincia.

Además, el hecho de que se trate de un acto solidario, también empuja a muchos a hacer de la jornada de Navidad un punto de encuentro para los amantes de las dos ruedas. Y, una vez ha habido tiempo para saludos, abrazos, intercambios y unos cuantos acelerones, los moteros se han puesto en marcha para acudir primero hasta el Asilo de las Hermanitas de los Pobres, para terminar el recorrido en las instalaciones de las Hermanas Hospitalarias, donde, además de entregar el aguinaldo, se han cantado villancicos y compartido un rato con unas personas que, en muchos casos, no disfrutan de la Navidad como lo hacen el resto, rodeados de sus seres queridos.

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos