Comienzan las obras de la rejilla que «secuestró» un carril de la avenida del Cid durante un año

Varios obreros han comenzado esta mañana a retirar la vieja rejilla/Patricia Carro Román
Varios obreros han comenzado esta mañana a retirar la vieja rejilla / Patricia Carro Román

Esta semana han comenzado los trabajos para reemplazar la rejilla que se encontraba protegida por bolardos ante su estado de deterioro

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

Todos los burgaleses que utilizan la avenida del Cid en sus desplazamientos habituales ya se han acostumbrado a salvar las protecciones de la rejilla situada a la altura del número 44. Sin embargo, la reparación de ese punto de la vía, que se ha dilatado durante cerca de un año, ha comenzado esta semana y permitirá recuperar el carril derecho «secuestrado» por los bolardos.

Poniéndonos en contexto, el deterioro de la rejilla que hace de respiradero del garaje comunitario bajo la avenida del Cid era tal que tras la penúltima campaña de asfaltado se tomó la decisión de inhabilitar el paso de vehículos en ese punto. Pero han pasado los meses sin que se haya sustituido el elemento que ha ocasionado un embudo diario en una de las principales arterias de la ciudad.

Por fin, este lunes se han iniciado las obras para sustituir la rejilla por una solución de viguetas que será mucho más resistente. No en vano, a los centenares de vehículos que pasan a diario por esta vía hay que sumar los autobuses de varias líneas que también utilizan, precisamente, ese carril derecho en el que se encuentra esa rejilla y otras tres más del mismo garaje.

Y todo por las diferencias interpretativas de la responsabilidad que hacen el Ayuntamiento y la comunidad de vecinos. Como ya ocurriera en la rejilla de la Plaza Vega, los vecinos consideran que asumir el deterioro de esa parte de su propiedad corresponde a la administración municipal. Sin embargo, el Consistorio imputa la conservación de la rejilla a los propietarios la utilice quien la utilice.

Estado de la rejilla tras las primeras horas de trabajo
Estado de la rejilla tras las primeras horas de trabajo / Cristina López Reques

En este caso, los vecinos, antes de que el Ayuntamiento actuase subsidiariamente, han decidido arreglar la rejilla y más tarde reclamar el coste. No obstante, está en juego asumir el coste de esa rejilla del número 44, pero sentaría un precedente de cara a las otras tres con las que cuenta el garaje y que ya están dando señales de deterioro. De hecho, en la que hay en el mismo sentido de la marcha el ruido al paso de los vehículos es más que perceptible, como consecuencia de la rotura de algún punto de soldadura. Así comenzó la rejilla que ya ha comenzado a reemplazarse.

En este sentido, una vez que termine la instalación de las viguetas, que no debería de llevar más de una semana, se podrían acometer algunas labores de acondicionamiento de las otras rejillas que presenten síntomas de rotura, según apuntaba algún vecino.

Más información

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos