Condenado por hacerse pasar por fisioterapeuta y abusar sexualmente de una clienta de Burgos

Sede de la Audiencia Provincial y del TSJ de Castilla y León/BC
Sede de la Audiencia Provincial y del TSJ de Castilla y León / BC

La jueza considera que realizó maniobras obscenas constitutivas un delito de abuso sexuales, que ha sido penado con un año de prisión y una fuerte multa por daños psicológicos

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

Un juzgado ha condenado a un hombre por abusar sexualmente de una clienta de Burgos a la que pretendía realizar un tratamiento de fisioterapia sin poseer titulación. Los hechos sucedieron en Burgos en el verano de 2015, cuando la víctima acudió con su marido a la consulta del acusado para tratarse por molestias en la rodilla.

Tras quedarse a solas víctima y acusado, este último, utilizando aparatología para cuyo uso no le habilita su titulación de Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, realizó determinadas maniobras obscenas que, a consideración de la jueza, han sido constitutivas de un delito de abuso sexuales, que ha sido penado con un año de prisión y una fuerte multa por daños psicológicos, tal y como recoge ICAL.

Se determina como hecho probado que el acusado, desde el año 2015, llevaba a cabo en un establecimiento de Burgos, con finalidad terapéutica, readaptación biofísica y planificación del entrenamiento deportivo y rehabilitador, estudios metabólicos y prescripción de planes de nutrición para enfermedades, estudios antropométricos, pulmonares, espirométricos, consumo de oxígeno, umbral anaeróbico, pruebas de esfuerzo y electrocardiografía de esfuerzo.

Además, hacía uso de máquinas generadoras de corriente con electrodos de esponja, adhesivos y de barrido, ultrasonidos con cabezal manual o automático, campos magnéticos, magnetoterapia, solenoides, láser superpulsado y ondas de choque, careciendo de la titulación habilitante como fisioterapeuta necesaria para aplicación de los indicados tratamientos, y para la utilización de la indicada aparatología.

El acusado aportó, junto a su titulación oficial como Licenciado en Educación Física, numerosos cursos presuntamente habilitantes para las actividades terapéuticasque publicitaba en su centro, y con las que el acusado se definía como «preparación superior a un fisioterapeuta», si bien, tal y como dicta la sentencia, se trata de cursos y títulos no profesionalizantes, al no ser titulaciones regladas u oficiales.

El Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla y León (CPFCyL) considera muy positiva esta sentencia en referencia al delito del intrusismo, ya que la jueza determina que la titulación de Licenciado en Educación Física, pese a adornarse de numerosas titulaciones no oficiales, no habilita para el tratamiento de lesiones, ni para la utilización de determinada aparatología reservada a profesionales sanitarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos